Home»Business Case»Entrevista a Carme Hortalà, Directora General de GVC Gaesco

Entrevista a Carme Hortalà, Directora General de GVC Gaesco

GVC Gaesco lleva 40 años trabajando en el sector financiero, en los que se ha ganado la confianza de muchísimos clientes. Su experiencia es un valor muy importante en este sector y en la Escuela de Negocios y Dirección, hemos querido entrevistar a su Directora General, Carme Hortalà

Nacida en Barcelona, estudió Económicas y empezó en el mundo profesional en los años 90, en el departamento financiero del Ayuntamiento de Barcelona. Por aquel entonces, la deuda del ayuntamiento era muy amplia, y entre todo un equipo de profesionales, consiguieron darle la vuelta a toda la deuda, sobretodo haciendo emisiones internacionales. Con lo cual, empezó su trayectoria profesional desde el otro lado de la barrera de donde está ahora, como emisora, en el mundo de la inversión.

Su trayectoria en GVC ha sido larga. Entró como directora comercial, luego en el año 2004 fue subdirectora general, en el 2008 GVS compra GAESCO haciendo la compañía GVC Gaesco y donde ya ostenta el cargo de directora general hasta el día de hoy. 

Un mercado hecho por humanos

Según nos ha indicado Carme Hortalà, los algoritmos también han llegado al sector financiero y en muchos casos, se basan en el comportamiento humano. “Todos los que estudiamos Economía y el mercado de capitales, estudiamos muchísimas matemáticas y no estudiamos psicología, y no hay que olvidar que el mercado lo hacemos humanos. En muchas ocasiones, el mercado tiene más de psicológico que de pura matemática. Entonces hay muchos algoritmos que estudian cómo nos comportamos y así, poder aprovechar estas ineficiencias en nuestros comportamientos”. 

Te puede interesar: ¿Cómo ha evolucionado la gestión del talento tras la Covid 19?

El mercado de capitales nace para dar un soporte a la industria y para poder disgregar entre muchos el riesgo de que uno solo no financie una compañía, sino que sean muchos los que financien una empresa. Y por lo tanto, tener más capacidad de poder tener varias inversiones y así, si una va mal, las otras irán bien y poder tener esa dispersión, es decir, diversificar el riesgo. 

Curiosamente, el mercado de capitales nace en Holanda con los barcos que iban a América, siendo la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, la primera en salir a Bolsa. “Financiar un barco era arriesgarse mucho. Financiar un tercio de tres barcos era el mismo importe pero te arriesgabas mucho menos”, afirma Hortalà.

En la actualidad, el sector bursátil español todavía está poco desarrollado y el mercado sigue teniendo difícil acceso para la pyme. No sucede lo mismo en un país como EEUU o como Inglaterra, donde el 80% de la deuda viene vía mercado y solo el 20% por vía bancaria. En cambio, en España nos encontramos con estos porcentajes a la inversa. 

“Creo que poco a poco mercados alternativos y la vocación de educar a las empresas para poder emitir va teniendo cada vez más mella y vamos consiguiendo que más empresas emitan deuda o incrementos de capital, pero evidentemente es una labor de años y de ir consolidando el mercado y sobre todo consolidando que los empresarios crean que esto es una buena financiación”.

En un mercado globalizado en el que puedes comprar acciones europeas, americanas o chinas desde el sofá de tu casa, el tipo de cambio es un factor importante, ya que puede darse el caso de que las acciones americanas estén bajando, pero como la tasa de cambio del Dólar al Euro sube, sigas ganando dinero porque tus $ ahora valen más €.

Binomio Riesgo-Rentabilidad

Hay muchas teorías, pero al final no hay dos clientes iguales ni hay dos comportamientos de riesgo iguales. Sí que es cierto que hay valores que pueden bajar lo mismo, pero “un cliente, por ejemplo, puede aceptar muchísimo perder en un valor tan conocido como Telefónica y no entender por qué se invirtió en un valor más pequeño y más desconocido o en un valor internacional y en cambio, hay otros clientes, que lo que quieren y buscan justamente son estos valores, un poco más desconocidos, y también están dispuestos a aceptar un riesgo. Por lo que, no hay un binomio riesgo-rentabilidad igual para dos clientes”.

Pero, en definitiva, a mayor riesgo mayor rentabilidad potencial y al revés. Además, los bancos y entidades financieras están obligados a notificar a sus clientes qué nivel de riesgo tiene el producto que van a contratar y se mide en una escala del 1 al 7, de menor a mayor riesgo.

Consejos antes de lanzarse a invertir

Primero tenemos que saber diferenciar entre la figura del ahorrador y la del inversor. No es lo mismo tener unos ahorros y preservar el capital e intentar conseguir un tipo de interés de estos ahorros, a ser un empresario, un especulador, y querer invertir para tener mucha más rentabilidad, es decir, arriesgar tus ahorros para tener una rentabilidad mayor.

El binomio riesgo-rentabilidad lo tenemos que tener siempre muy en la cabeza. Son muchos los jóvenes que quieren invertir y lo primero que buscan es una rentabilidad de dos dígitos. Ante esta situación, Carme Hortalà siempre les hace la misma pregunta: “¿pero cuánto estás dispuesto a perder?”. Esto lo tiene que tener todo el mundo muy claro. ¿Cuánto estás dispuesto a perder? Y a partir de aquí, se puede empezar a construir una cartera.

GVC GAESCO

¿Qué importe mínimo es aconsejable para empezar a invertir? Depende, pero Carme Hortalà afirma que con 10.000 euros se puede empezar a comprar dos o tres fondos de inversión, seguirlos, analizarlos, ver si han hecho alfa o no contra el mercado, buscar uno indexado y uno con acción activa, buscar uno de renta fija y uno de valores internacionales… No necesariamente hay que tener mucho capital para comenzar a rentabilizarlo.

Tasa Tobin

No podíamos perder la oportunidad de preguntarle a Carme Hortalà por su opinión sobre la Tasa Tobin. Su respuesta fue rotunda. “Creo que es una locura. Las Tasas Tobin que hay por Europa, por ejemplo las de Italia o Francia, no han conseguido sus objetivos de recaudación, porque al final es lo que es, un objetivo de recaudación, y en cambio, han puesto un lastre tremendo en el mercado de capitales. Al final, siempre va a pagar el pato el mismo, el pobre inversor que un día decide comprar unas acciones para diversificar su ahorro. Creo que es un lastre, no va a conseguir la recaudación necesaria que necesita el estado y va a perjudicar, sobre todo, a que los inversores pequeños tengan acceso al mercado”. Además, si la Tasa Tobin no la incluye toda Europa, “España estará en desventaja”, afirma.

Durante su entrevista, Carme Hortalà nos ha explicado que se puede invertir en una empresa de dos maneras: 

  • Siendo propietario de la empresa y, por lo tanto, siendo accionista.
  • Prestando dinero a la compañía.

La primera opción es la Renta Variable y la segunda opción es la Renta Fija.

Pero… ¿Cuáles son los riesgos de comprar Renta Fija?

  • Riesgo de Mercado, es decir, si los tipos suben o bajan, el bono puede subir o bajar su precio. La Renta Fija solo tiene el cupón de fijo y a veces, incluso ni eso. 
  • Riesgo Emisor: Durante muchos años nadie tuvo en cuenta este riesgo, la gente empezó a descubrirlo con la crisis del 2008.  No es lo mismo que emita una compañía que tiene una solvencia destacada en el mercado a que emita una compañía que no tiene esa solvencia.

La cotización de la Renta Fija es variable en relación a los tipos de interés

La renta fija está bastante controlada por los estados y el mercado, muchas empresas venden emisiones de deuda a otras empresas o incluso a bancos sin llegar a ser un crédito, y para que una empresa compre deuda tiene que tener las cosas muy claras. Algo diferente es cuando hay una emisión de deuda pública donde cualquiera puede acceder, y si no entienden la situación financiera y contable de la empresa, pueden llegar sorpresas.

Sigamos analizando conceptos económicos, en este caso, estilos o filosofías de inversión.

  • Inversión en Valor: Buscar los balances de la compañía, ver, comparar la compañía con su sector, con sus competidores, hacer un gran análisis DAFO y a partir de aquí definir si creemos que es un sector de futuro y si creemos que esa compañía va a aumentar su valor con el tiempo.
  • Valor y Crecimiento: Hay empresas muy consolidadas, como pueden ser las eléctricas, y hay empresas en crecimiento como puede ser Google, que puede dispararse o también arruinarse.
  • Inversión Indexada: Invertir exactamente en el índice. No vamos a mejorar el índice, ni cuando sube ni cuando baja. Hay productos en el mercado que dan esa oportunidad y le llamamos inversión pasiva porque no requiere por parte del gestor, ni del inversor, un gran conocimiento ni una gran dedicación.
  • Gestión Activa: Busca valores para poder superar al índice, ya sea subiendo más cuando el índice sube, ya sea bajando menos cuando el índice baja. A este valor adicional se le llama Alfa.

La formación financiera en España

“Yo creo que hemos mejorado, pero queda mucho camino por mejorar. Creo que deberíamos tener asignaturas de finanzas y de economía en Bachillerato e incluso en 3º y 4º de la ESO. No puede ser que una persona con 25 años se hipoteque sin saber qué es una hipoteca”, explica Hortalà.

Te puede interesar: ENyD crea una alianza estratégica con ECOTEC

Con respecto a la formación de los españoles en temas de ahorro, financiación e inversión opina lo mismo. Queda mucho camino por recorrer. “El ahorro del español medio todavía es un depósito bancario y creo que hay muchas posibilidades, sin tener que ser muy arriesgadas, de poder rentabilizar mejor estos ahorros”.

¿Y tú?, ¿quieres profundizar en este sector? En ENyD contamos con diferentes cursos de especialización en Finanzas para que puedas seguir actualizándote. Si lo prefieres, puedes optar por nuestro Máster Oficial Online en Dirección y Planificación Financiera. Esta formación tiene un gran impacto en el desarrollo de habilidades y de crecimiento personal y te ayudará a mejorar la capacidad para tomar decisiones.

Además, GVC GAESCO, ha sido una de las empresas escogidas por la Escuela de Negocios y Dirección para que este año sea una de las empresas encargadas de proponerles el Proyecto Final de Máster (TFM) a nuestros alumnos del Máster en Dirección y Planificación Financiera.

Artículo anterior

¿Cómo ha evolucionado la gestión del talento tras la COVID19?

Artículo siguiente

¿Cuál ha sido el impacto del coronavirus en los negocios digitales?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *