Home»Business Case»Entrevista a Microsoft: «El Cloud permite a las empresas innovar de una forma ágil y barata”

Entrevista a Microsoft: «El Cloud permite a las empresas innovar de una forma ágil y barata”

Hace unos meses, nos desplazamos a las oficinas de Microsoft para entrevistar a Ana Alonso, directora de la división de Grandes Empresas y Partners de la compañía, y así, poder hablar con ella de Inteligencia Artificial, Ciberseguridad y de la importancia del Cloud para las empresas.

Los valores de Microsoft son valores de diversidad, inclusión, foco en el cliente, mentalidad de crecimiento y creencia en el talento. Los valores de Ana Alonso no son muy distintos. “No puedes trabajar en una empresa si tus valores no están alineados a ella”.

Ana Alonso lleva 20 años en el sector de la tecnología. Es Ingeniera de Telecomunicaciones y empezó dando soporte técnico en HP, la multinacional americana. Su primer puesto de Dirección de Equipos lo tuvo a los dos años. 

A día de hoy, cuenta con un bagaje profesional extenso en el sector de la tecnología, donde ha ocupado diferentes cargos relacionados con la gestión de servicios profesionales y el desarrollo de soluciones tecnológicas para grandes organizaciones. Con anterioridad a su incorporación a Microsoft, la directiva formó parte de grandes empresas como Hewlett-Packard durante más de siete años y Sun Microsystems, donde fue directora de Servicios Profesionales para el Sur de Europa, gestionando un equipo de más de 350 personas. 

Actualmente es la directora de la división de Grandes Empresas y Partners de Microsoft, cargo desde el cual lidera el desarrollo de una de las áreas de negocio más importantes de la compañía en España.

La importancia del talento para Microsoft

Uno de los mayores retos de la transformación digital en las empresas es el talento. Y tanto los empleados de Microsoft como el conjunto de todas las empresas que trabajan en su ecosistema de partners, aportan mucho talento a las compañías para que puedan ayudarles con la transformación digital. 

El valor diferencial de Microsoft es la mezcla de tres cosas:

  • Tecnología.
  • Un propósito claro de ayudar a las empresas.
  •  El talento del ecosistema de Microsoft.

Deesde Microsoft trabajan a diario para posicionar su nube, Azure, como la número 1, a partir de diferentes estatregias. “No podemos hablar de que nuestro propósito es ayudar a los clientes si nuestra primera estrategia no es claramente entender las tendencias de las distintas industrias, de lo que los clientes quieren hacer, y en base a eso, adaptar un producto cada vez más adecuado a sus necesidades.

Con lo cual, en primer lugar es fundamental tener un entendimiento y una orientación hacia las industrias y en segundo lugar, trabajar la seguridad, la privacidad y la confianza”. El tercer pilar es claramente el talento. “Tener unos perfiles de personas que realmente puedan aportar valor y trabajar con las empresas en su transformación”, matiza Ana Alonso.

“Nadie va a apostar por la transformación digital en unas determinadas empresas o tecnologías si claramente no confía en ellas”

Hay que tener muy en cuenta que Microsoft nació en la era analógica y muchos de sus competidores lo hicieron ya en la era digital. Este hecho, para Ana Alonso es bueno, aunque reconoce que también ha sido difícil. 

“Obviamente nos hemos visto impactados por empresas que han revolucionado el mercado y hemos tenido que transformarnos. Eso nunca es fácil, el cambio, la transformación, la adaptación, la competencia… pero creo que sí que ha sido muy bueno. Hacerlo nos ha permitido empatizar mucho con las empresas que lo están haciendo ahora mismo, y eso nos permite sentarnos con un cliente y entender que una empresa que lleva 100 años, de repente se encuentra con la transformación digital y hay que ver cómo lo hace, cómo lo afronta, qué tipo de retos tiene, qué situaciones tiene que pensar… creo que en ese sentido ha sido muy bueno porque hemos vivido en nuestras carnes lo que muchas empresas están viviendo y nos permite prestarles un mejor servicio que al final es nuestra vocación”.

Cloud

A pesar de que Microsoft es una compañía tecnológica multinacional, su valor diferencial no es la tecnología en sí misma, sino el propósito con el que plantea la tecnología. Las plataformas Cloud, como Microsoft Azure, se han convertido en un recurso cada vez más valioso para empresas de todos los tamaños. 

Desde las más pequeñas, que se ahorran de esta manera el alto coste (económico y en recursos) de gestionar y administrar una infraestructura propia, hasta grandes corporaciones cuyas necesidades de IT varían constantemente, y necesitan de recursos dinámicos y fiables con los que satisfacer dicha demanda. No es de extrañar que grandes compañías como Microsoft, Amazon, Google e IBM, entre otras, lleven años compitiendo en ese mercado.

Según Ana Alonso, el mayor activo del Cloud para las empresas, es la facilidad de innovar de una forma ágil y más barata. Si pensamos en todas las disrupciones que ha habido en el mercado últimamente, el Cloud ha sido un gran habilitador, ya que ha permitido romper las barreras de entrada que tenían muchas empresas para adquirir activos tecnológicos. De este modo, se puede ir a un proveedor de tecnología Cloud y alquilar un determinado servicio por días, por horas, por meses… 

Te puede interesar: El comercio online es el claro ganador del confinamiento

Esa capacidad de poner en manos de las empresas una tecnología de una forma mucho más barata, por un periodo limitado, sin un compromiso alto, es el mayor activo del Cloud, y eso es lo que ha potenciado el uso de la Inteligencia Artificial. 

Ana Alonso nos recuerda cómo antes, para tener una red neuronal, probablemente tenías que ser una universidad o ser una empresa con mucha capacidad de inversión. Ahora, cualquiera puede acceder a un servicio de redes neuronales a través del Cloud

Desde Microsoft consideran que la tecnología tiene que servir para que los clientes, las empresas y los consumidores “hagan más de lo que quieren hacer, que construyan valor diferencial para ellos”. Por lo tanto, según Ana Alonso, “el propósito unido a la tecnología es lo que aportamos a las empresas”. 

¿Cuándo aplicar cloud?

Para Ana Alonso existen tres claves fundamentales. La primera es tener muy clara la visión y la estrategia, es decir, la tecnología en sí misma aporta, uno siempre puede adaptarla, pero tener la última tecnología ayudará, por ejemplo, a prevenir de ciberataques. Pero realmente el gran valor de usar la tecnología es porque realmente ayuda a conseguir la estrategia de negocio. 

Una vez se tiene clara la visión y la estrategia, es momento de definir qué tecnologías son las más adecuadas y qué capacidades hay que crear. Y por último, desarrollar el talento necesario, hay que entender los recursos que se tienen y los recursos que hay en el mercado, para poder llegar a conseguir los objetivos.

Para Alberto Solera, docente de nuestro Máster Oficial Online en Dirección y Gestión de Grandes Volúmenes de Datos: Big Data, posiblemente, el siguiente salto del Big Data, es su aplicación fuera de las empresas tecnológicas habituales y afirma que sin las tecnologías de Cloud, “estas empresas deberían crear la infraestructura física para mantener los servidores y máquinas necesarios para el almacenamiento y procesado de los datos”. 

Además, añade que el Cloud permite externalizar esa infraestructura, que puede ser ajena al núcleo de la empresa. “Unida a la infraestructura física suele aparecer una serie de aplicaciones o servicios software, que pueden simplificar enormemente las tareas de procesado de los datos, al proporcionar herramientas de alto nivel”.

A nivel de empresas, “el Cloud proporciona una escalabilidad rápida y segura, que puede adaptarse fácilmente a las necesidades de la empresa a lo largo del tiempo. En muchos casos es posible seleccionar el tipo de servidores o su potencia con solo unos clicks”, destaca Alberto Solera.

Por su parte, Ignacio Gómez, Coordinador y Docente del Máster en Big Data de ENyDafirma que el Cloud es totalmente necesario para las empresas porque “reduce e incluso elimina la necesidad de mantener una infraestructura informática propia, concentrando así los esfuerzos de la empresa en aquellos aspectos de su negocio donde realmente se aporta más valor. Esto aporta ventajas en costes, en flexibilidad y en la agilidad para realizar cambios necesarios”.

Sin ninguna duda, nos encontramos ante la cuarta revolución industrial. Ha habido una serie de factores que han hecho que las tecnologías como la Inteligencia Artificial se conviertan en lo que se llama “Tecnologías de Propósito General”, es decir, tecnologías que impactan a través de toda la sociedad: la política, la forma de vida, la economía… 

“Para mí es como cuando se inventó la electricidad y de repente las empresas empezaron a adoptar la energía para hacer su trabajo de forma distinta, las casas de repente se dieron cuenta de que podían usar la electricidad para tener un tipo de entretenimiento distinto, o los organismos públicos se dieron cuenta que podían iluminar las calles para hacerlas más seguras” señala Ana Alonso. 

“Nos encontramos en ese mismo momento, donde de repente hay tecnologías como la Inteligencia Artificial que se han abaratado, que se han puesto a disposición de todo el mundo y entonces lo que se está buscando son los distintos casos de uso para incluirla en nuestro día a día”. 

Lógicamente, esto tiene impactos económicos, legislativos y sociales, pero lo que realmente hace el cambio no es solo la inteligencia artificial, sino que estamos en un momento donde hay otra serie de tecnologías como el Blockchain, el Cloud, los nuevos interfaces como las gafas holográficas, la sensorización… 

Cloud

“Esta combinación es la que provoca estas transformaciones que se están produciendo y que van mucho más allá que las de una simple tecnología puesta en juego”, recalca Ana Alonso. 

Inteligencia Artificial

La definición que se hizo sobre Inteligencia Artificial a mediados del siglo pasado, en los años 50, sigue siendo aplicable, es decir, que las máquinas y los ordenadores hagan cosas que tradicionalmente hacen los humanos

Esta definición, para Ana Alonso, sigue siendo válida. Según ella, lo que ha cambiado es que la disponibilidad de los datos y la disponibilidad de la capacidad de computación ayudan a que las cosas que pueden hacer esas máquinas sean más complejas.

Con lo cual, “nos encontramos ante la posibilidad de que la Inteligencia Artificial resuelva problemas que hasta ahora no hemos sido capaces de resolver los humanos”. 

“El otro factor que modula esa definición es la aparición del Cloud, que ha abaratado mucho el uso de la Inteligencia Artificial y que las empresas puedan usarla”, añade Ana Alonso.

La Inteligencia Artificial que tenemos ahora mismo es muy específica, es decir, es aquella que es capaz, en un determinado algoritmo, resolver un problema concreto en un contexto concreto. 

No es la Inteligencia Artificial general, aquella que asociaríamos a la capacidad de resolver, a través de un algoritmo, cualquier problema en cualquier tipo de contexto. Según Ana Alonso, esa Inteligencia Artificial general, todavía no está disponible. “Tampoco se sabe cuando va a estar disponible, pero claramente se está trabajando y se está avanzando a un ritmo que no se ha avanzado hasta ahora y creo que nos queda todavía mucho por ver”.

La Inteligencia Artificial se ha convertido en la piedra angular de casi todas las ciencias, independientemente de su área. Es muy interesante hacer un énfasis, por ejemplo, en lo que aporta al área de seguridad y de forense. En los últimos tiempos, según la docente del Máster en Big Data de ENyD, Encarni Álvarez, estamos viendo usos tan extraordinarios como predecir si un individuo lleva un arma consigo a través de reconocimiento de imágenes. Dentro de este reconocimiento de imágenes se basa también la nueva investigación que centra el diagnóstico de la COVID_19 según la radiografía de tórax. 

Te puede interesar: Introducción al Aprendizaje Automático

Para Ignacio Gómez, Coordinador y Docente del Máster en Big Data de ENyD, la Inteligencia Artificial es, técnicamente, cualquier tecnología que permita a las máquinas y aplicaciones imitar los razonamientos del cerebro humano. Pero, simplificando mucho, el docente explica que lo que ha hecho de la IA un concepto tan interesante en estos momentos es el aprendizaje automático, es decir, “hacer sistemas que aprendan a solucionar problemas sin tener que darles las reglas explícitas para solucionarlos”. En su lugar, “aprenden a hacerlo a base de observar miles e incluso millones de casos resueltos, terminando por mejorar la capacidad de incluso los mayores expertos humanos”, explica el coordinador del Máster en Big Data.

Propuestas de IA en Microsoft

En Microsoft tienen es una serie de servicios en la nube y una serie de tecnologías que permiten que las empresas las adopten, desde Machine Learning, algoritmos de Machine Learning, Deep Learning, IOT, Mantenimiento Preventivo, Ciberseguridad… es decir, todo el abanico. Al fin y al cabo, una de las grandes ventajas del Cloud es que permite ir añadiendo servicios a medida que los vas desarrollando.

IA en las Empresas Españolas

En general, todos los informes indican que la adopción de la Inteligencia Artificial todavía es muy limitada. Hay un porcentaje que puede rondar en torno al 25-30% de empresas que están adoptando realmente la Inteligencia Artificial en modo piloto, pero el resto no han empezado. “Creo que las empresas españolas están dando pasos pero todavía, igual que en el resto del mundo, estamos en una fase muy inicial”, indica Ana Alonso.

Según Encarni Álvarez, docente de ENyD, las empresas están ávidas por poder sacar partido a toda la información que tienen. “El problema es que son grandes volúmenes de datos y con diversas fuentes y tipos de medición. Ahí es donde entra en juego la Inteligencia Artificial. Las empresas demandan profesionales que sean capaces de gestionar toda la información que disponen y hacer de esa información una ventaja competitiva”. 

Cloud

Y es que el Big Data también proporciona a la educación herramientas de gran utilidad. En el caso del Máster Oficial Online en Dirección y Gestión de Grandes Volúmenes de Datos: Big Data, son varias las asignaturas que usan herramientas en la nube, pues gracias a ellas todos los alumnos pueden acceder a un entorno de desarrollo exactamente igual. Las tecnológicas, añade Solera, “favorecen este uso educativo de sus sistemas, poniendo a disposición de los alumnos máquinas más potentes que las habituales en cualquier hogar, incluso en algunos casos de forma gratuita”.

Los alumnos de este Máster se van a encontrar una formación muy práctica que les va a proporcionar una serie de conocimientos y experiencias para acceder al mundo de la ciencia de datos y el aprendizaje automático en poco tiempo. Un itinerario de aprendizaje basado en necesidades detectadas tanto en empresas como en formación laboral. 

También se encuentran un equipo de docentes y profesionales dispuestos a formarles y darles las herramientas, aptitudes y capacidades para afrontar este entorno laboral tan demandado y tan cambiante. Un título de máster que abre puertas en cualquier sector que tenga datos y quiera explotarlos, ya que estamos ante uno de los mercados de trabajo más activos en este momento con garantías de éxito.

Ciberseguridad

También pudimos hablar con Ana Alonso de ciberseguridad, un tema que para Microsoft tiene diferentes ángulos. Por un lado, la seguridad de los productos. “Nosotros desde hace años cuando hacemos un nuevo desarrollo de un producto la ciberseguridad va embebida, si no es seguro el producto, no sale a mercado”. 

Por otro lado, afirma que son una empresa que tiene centros de ciberseguridad y que colaboran con organismos y empresas para detectar qué ocurre en la sociedad y detectar ataques y redes de cybercrime.

Y el tercer ángulo es que Microsoft no deja de ser una empresa que recibe muchísimos ataques, por lo que todo lo que aprenden en esos centros de cybercrime, todo lo que aprendemos de su propia vulnerabilidad frente a un ataque, lo repercuten en productos de seguridad que ponen, posteriormente, en el mercado.

Por lo tanto, estas son las tres palancas definidas por Ana Alonso en el campo de la ciberseguridad.

  • Los productos de seguridad que venden.
  • Los departamentos u organismos que ejecutan tareas de ciberseguridad y detección de ataques.
  • La seguridad asociada que tienen sus productos.

Si te apasiona este campo y quiere seguir desarrollándote no dudes en solicitar información sobre nuestro Máster Oficial Online en Dirección y Análisis de Grandes Volúmenes de Datos: Big Data, ¡tenemos convocatoria abierta!

Artículo anterior

Qué es un 'Business Angel' y cuál es su perfil en España

Artículo siguiente

Intraemprendimiento: ¿Quieres revolucionar tu empresa?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *