Home»Business Case»¿Cómo entrenar el cerebro para desarrollar felicidad?

¿Cómo entrenar el cerebro para desarrollar felicidad?

¿Sabías que una persona puede entrenar el cerebro para desarrollar felicidad durante toda su vida? Nuestro cerebro es capaz de cambiar a nuestra voluntad hasta el último día de nuestra vida, incluso a los 90 años. ¿Sabes qué significa eso? que somos dueños de nuestra vida. Esta es la mejor noticia del mundo. No somos víctimas de nada. No tenemos porqué soportar cosas que no nos gustan, todo depende de nosotros. No es fácil, pero es posible. Porque tenemos la herramienta perfecta, nuestro cerebro y nuestra mente, que nos va a acompañar en esta aventura. La aventura de ser los protagonistas de nuestra vida

Desde la Escuela de Negocios y Dirección, nos hemos acercado a las oficinas de Mahou para conocer el Proyecto Happynet, el proyecto de felicidad de Mahou. Una evolución de todo el trabajo que lleva haciendo la marca desde hace muchos años en temas de bienestar. Según su fundadora, Paloma Fuentes, “el proyecto nace para dar un paso más, para transformar la visión que tenemos las personas del trabajo”.

entrenar el cerebro para desarrollar felicidad
Paloma Fuentes, durante la entrevista que le hicimos en ENyD

Para Paloma Fuentes, happytóloga por definición propia y creadora del Proyecto Happynet, la felicidad es el estado mental que nos lleva a impulsar de forma más activa y energética nuestra salud y nuestros talentos. ¿Y dónde está el origen de la felicidad? En la vida.

La felicidad se transmite de muchísimas maneras: con la sonrisa, con la mirada, con los gestos, con las palabras, con cómo decimos las palabras, con los hechos, con cada cosa que hacemos. 

La necesidad de afecto que tenemos los seres humanos ocupa el mismo centro biológico a nivel del cerebro que la necesidad de comer y beber. Por lo tanto, todo lo que hacemos hacia los demás y desde los demás hacia nosotros, puede ser inspirador de felicidad, vivir, respirar, la consciencia es la herramienta más importante y la que menos usamos para alcanzar la felicidad. “Simplemente el hecho de ser conscientes de que estamos aquí, de que compartimos este planeta con muchas personas fantásticas”, señala Paloma Fuentes.

Te puede interesar: Pilar Vera, de ENyD, «Mejor Docente del Año» en los Premios AEEN

¿Qué es la felicidad? Mantenemos la vida biológicamente porque nos reproducimos, y nos reproducimos porque tenemos códigos genéticos que nos impulsan a ello, pero hay algo más profundo todavía, querer que nuestros hijos tengan una vida lo mejor posible, eso es felicidad. “Impulsar ese bienestar, esa satisfacción, esa plenitud que nosotros hemos sentido y queremos que sientan los demás”. De hecho, Paloma Fuentes cree que “todos estamos unidos en este planeta por un hilo rojo (según los japoneses) y lo importante es que todos estamos unidos y realmente todos nos deseamos lo mejor o por lo menos deberíamos hacerlo”.

entrenar el cerebro para desarrollar felicidad

La felicidad es interna, propia, indivisible, no tiene nada que ver con factores externos. La felicidad se puede compartir, pero la generamos cada uno de nosotros. 

“Somos protagonistas de nuestra vida y ser protagonistas de nuestra felicidad nos hace protagonistas de todo. Ya vale de victimismos, no somos víctimas, somos protagonistas y debemos serlo cada vez más. Debemos educar a nuestros niños, a las futuras generaciones, a ser protagonistas de su vida, y todo ello pasa por generar cerebros saludables, cerebros de calidad”, afirma Paloma Fuentes.

La felicidad es uno de los mayores talentos, pero hay que diferenciar el éxito y la felicidad. Para la happytóloga, el mayor éxito es dormir tranquila por las noches, estar feliz con lo que tiene  y ser capaz de reconocer las cosas fantásticas que tiene (algo que habitualmente no hacemos). “Yo entiendo el éxito como algo muy simple pero enormemente potente en nuestra vida, que es estar a gusto y bien con uno mismo, con lo que tenemos”.

“Se puede ser feliz y tener éxito pero no es lo mismo tener éxito que ser feliz”

La gente más feliz del mundo es la más sencilla de todas. “Es la gente más asequible, la gente que siempre escucha, que escucha más que habla, que escucha desde el corazón, es la gente que te abraza, que te toca, es la gente que te da soluciones y no problemas, es la gente que te aporta lo mejor de sí misma, aunque sea en un momento dado una situación complicada, también la gente feliz tiene problemas y tiene situaciones complicadas”.

“Las personas felices son personas coherentes, flexibles, conscientes y personas que transmiten salud y creatividad. Son personas diferentes”

¿cómo debemos actuar ante el estrés?

El estrés es una reacción fisiológica. En Medicina, lo fisiológico es aquello con lo que nacemos y que sirve para que nuestro cuerpo responda adecuadamente a los estímulos externos. “Gracias a la naturaleza, hemos nacido con una respuesta fisiológica de estrés para proteger nuestra vida. El estrés es una reacción de nuestro cuerpo ante los cambios”. 

Tenemos estrés cuando tenemos un proyecto muy complicado, o cuando tenemos mucha prisa por hacer algo que nuestro jefe nos ha pedido, pero también tenemos estrés cuando no sale el avión para irnos de vacaciones. Son cosas radicalmente distintas, pero la respuesta es la misma. Hay un cambio al que no somos capaces de dar respuesta adecuadamente.entrenar el cerebro para desarrollar felicidad

El estrés tiene dos claves fundamentales. La primera es: ¿cómo percibimos lo que nos pasa?, ¿podemos percibirlo como una amenaza?, ¿o podemos percibirlo como una oportunidad? 

“El estrés que vamos a generar cuando lo percibimos como una amenaza es estrés negativo, estrés de riesgo, estrés que nos enferma, pero si lo percibimos como una oportunidad, es un estrés que nos hace crecer, es un estrés que no nos enferma, sino que nos estimula”, aclara Paloma Fuentes. 

Y luego hay una segunda parte del estrés, ¿cómo me veo a mi mismo ante esa situación?, ¿creo que soy capaz de afrontarla?, porque “si creo que soy capaz de afrontarla genero adrenalina y la adrenalina me hace crecer, me hace más grande, me da más energía, me hace más listo, pienso mejor, tomo mejores decisiones. Pero si pienso que no soy capaz de afrontar la situación me empequeñezco”, continúa explicando la gerente de felicidad.

Por lo tanto, lo importante aquí es cómo percibimos y cómo respondemos al estrés. Todo depende de nosotros. El estrés no es el mayor enemigo de la felicidad, al contrario, el estrés es una oportunidad. Todo depende de si somos capaces de percibirlo adecuadamente. El estrés bueno nos nutre, nos alimenta, nos hace mejores. 

“La clave está en pararse, respirar y seguir. No tenemos que saberlo todo, ni tenemos que hacerlo bien todo, y no pasa nada, nos podemos equivocar”

¿Sabías que la atención adecuada de nuestro cerebro tiene reloj, tiene un tiempo límite? Según Paloma Fuentes, somos capaces de mantener nuestra atención en niveles altos aproximadamente 18 minutos y a partir de aquí nuestra atención decae. El cerebro también necesita descansar. Por lo tanto, sabiendo todo esto, debemos organizarnos mejor el día para decir “aquí descanso”, “aquí me tomo un café, “aquí voy a charlar con mi amiga Rosa que me va a venir fenomenal” y no pasa nada.

entrenar el cerebro para desarrollar felicidad

Además, pensar y actuar así es terapéutico. Lo importante es conocerse y tener la capacidad, con ese conocimiento de saber organizarse el día, para poder ser más feliz y más productivo. La respiración es la herramienta más poderosa que nos permite bajar nuestros niveles de cortisol y relajar nuestro sistema simpático (es el que nos acelera). Pararse y respirar nos ayudará a encontrarnos mucho mejor. 

Según Paloma Fuentes, “respirar un minuto, ni siquiera media hora, respirar un minuto es fundamental, además de que es aconsejable hacer pausas de un minuto periódicamente a lo largo del día. En los trabajos que tenemos habitualmente lo podemos hacer sin ningún problema y es terapéutico, libera la carga y aumenta la energía de nuestra corteza prefrontal izquierda”. 

Desde Mahou impulsan la felicidad sensibilizando a las personas de su equipo para que desde el conocimiento de la neurociencia generen un cambio de mentalidad y tengan una mente de mayor calidad. “La sociedad en la que vivimos, la mayor parte de las decisiones, la mayor parte del tiempo, estamos en automático. De hecho, la mayoría del estrés negativo que vivimos y que tiene repercusiones negativas sobre nuestra salud tiene que ver con el problema de atención que tenemos, con la gran cantidad de distracciones que tenemos en el día a día”.

Esto se llama carga alostática y es el mayor generador de estrés. «Debemos cambiar esto, ser conscientes de ello y tener herramientas para ser capaces de tener una mente de más energía y de más proactividad la mayor parte del día, y así tener una calidad mental mayor. Este es nuestro proyecto de felicidad», explica Paloma Fuentes.

“Nosotros no hacemos nada, lo que hacemos es enseñar a las personas, sensibilizamos a por qué muchas veces estamos tensos, ansiosos, irritados, frustrados… y enseñamos a las personas que un gran porcentaje de los síntomas que nos surgen cada día (digestivos, dolores de cabeza, molestias musculares…) el 80% de ellos, según la Sociedad Española de Medicina de Familia, de las consultas que cada día llegan a un ambulatorio tiene debajo un problema psicosomático (enfermedades invisibles), tiene debajo una falta de herramientas para afrontar el día a día».

Por lo tanto, desde Mahou quieren hacer llegar a la gente estos datos y que entiendan que su cuerpo lo que está haciendo cuando tiene un síntoma es generar una respuesta ante algo que no va bien, que aprendamos a preguntarnos qué es lo que no va bien, que aprendamos las herramientas que hacen que vaya bien, y fundamental, que nos escuchemos, porque no lo lo hacemos. Por lo tanto, debemos intentar cambiar todo ese ciclo no virtuoso que vivimos en el día a día, y eso es lo que intentan en la compañía cervecera, enseñar y acompañar a las personas, el trabajo y la gran transformación la hacen las personas. 

¿Cómo entrenar el cerebro para desarrollar felicidad?

“De muchas maneras”, responde Paloma Fuentes. Hay una que es común a casi todas: generar más consciencia. 

Te puede interesar: Líderes, Jefes y Abusones: La historia del liderazgo

“Para mi la felicidad es la suma de tres factores y la multiplicación de otro: la salud física, la coherencia y la flexibilidad suman, pero la consciencia multiplica el efecto. De este modo, la consciencia es lo más potente que podemos hacer para ganar felicidad. Un cerebro que divaga, una mente que salta de una cosa a otra, no es feliz. Solamente somos felices desde la consciencia de vivir lo que estamos viviendo, incluso aunque no sea agradable, pero es aquí donde empieza la aceptación y la adaptación. Entonces lo más importante de todo es que seamos conscientes de que es una herramienta que nosotros podemos generar, que podemos entrenar y que nos va a ayudar al resto de habilidades que entrenan la felicidad». 

Consejos para ser felices

  • Levantarse por las mañanas y agradecer. Ser capaces de que cuando abrimos los ojos sabemos que tenemos cosas maravillosas a nuestro alrededor, cosas simples pero que pueden ser maravillosas y decírnoslo a nosotros. No basta con saberlo, hay que decirlo y sentirlo.
  • Por las mañanas también debemos decirnos SÍ, en voz alta. Cuando decimos sí la energía de nuestro cerebro se pone a nuestro favor: Sí puedo, Sí lo hago, Sí soy capaz, Sí lo voy a conseguir… cuando dices sí, tu cerebro dice sí y se pone a trabajar por el sí. Nos tenemos que decir sí a nosotros, sí a la vida, sí voy a ser feliz. 
  • Cuando tengas algo que te inquiete, escríbelo. Es fundamental que lo escribamos, porque cuando lo escribimos lo sacamos de nuestra cabeza. El problema pasa de nuestra cabeza a un papel y cuando pasa a un papel somos capaces de fijarnos en la solución y no en el problema.
  • Cuidemos a las personas que están a nuestro alrededor. Cada mañana, cuando vayas a trabajar, intenta ver en tus compañeros una cápsula llena de salud, porque lo somos. “Somos salud para las personas que nos rodean y ellas son salud para nosotros”. 

¿Cómo conseguir empresas más felices y saludables? Con personas más felices y más saludables. Una empresa es la suma de las personas que trabajan en ella. ¿Cuál es la energía de una empresa? La suma de la energía de las personas que trabajan en ella. Si nosotros somos capaces de transmitir y de sensibilizar a las personas para que entiendan que las claves están en ellas mismas, que dedicarse cinco o diez minutos todos los días a algo que nos apasione, que nos llene de felicidad, fijar nuestra atención en aquello que nos hace felices y no al contrario, que valoremos más aquello que es bueno para nosotros y no aquello que es malo… Si somos capaces de hacer todo eso, seremos más felices cada día y conseguiremos empresas más felices, más eficaces, más eficientes, más creativas y de mayor talento. 

En el Máster Oficial en Dirección y Gestión de Personas de la Escuela de Negocios y Dirección trabajamos mucho en inculcar la importancia de atraer, retener y cuidar al talento. Si quieres convertir la gestión del talento y de tus empleados en el motor del éxito de tu organización, no dudes en cursar nuestro Máster.

Artículo anterior

Líderes, jefes y abusones: La historia del liderazgo

Artículo siguiente

Marketing Emocional y Storytelling para vender más y comunicar mejor

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *