Home»Business Case»Bosch: La innovación como filosofía de empresa

Bosch: La innovación como filosofía de empresa

Como si de una startup se tratara, Bosch nació en un taller en el año 1886 en una ciudad al sur de Alemania, Sttutgart, un 15 de noviembre. Actualmente, la compañía está presente directamente en más de 60 países y si consideramos las redes de empresas colaboradoras o distribuidoras, está presente en más de 150. 

Su fundador, Robert Bosch, fue un visionario que había estudiado Formación Profesional Electromecánica y como dice el eslogan de la compañía “Innovación para tu Vida”, innovó con el fin de solucionar un problema que tenían los incipientes automovilistas. Antiguamente encender el vehículo implicaba usar una manivela por delante del motor. Pero lo que hizo Robert Bosch fue un magneto de inducción que arrancaba automáticamente los coches. De hecho, lo que simboliza el logotipo de la compañía es un inducido.

Te puede interesar: Marketing Emocional y Storytelling para vender más y comunicar mejor

La filosofía de Bosch en sus 133 años de historia ha sido la de evolucionar e innovar constantemente. Desde el área de la automoción se han ido expandiendo a otras áreas donde técnicamente tiene una afinidad. Por ejemplo de los motores giratorios se pasa a las herramientas eléctricas. ¿Sabías que la primera herramienta eléctrica fue una máquina de cortar el pelo con un motor giratorio? 

El 60% del negocio de Bosch es automoción, pero también tienen un área de bienes de consumo en la que predominan los electrodomésticos, las herramientas de jardín y las herramientas eléctricas, un área industrial donde están los movimientos de grandes obras, como por ejemplo el Puente de Londres que lo abre Bosch, el canal de Panamá también, la tuneladora de la M-30 de Madrid la hizo Bosch y luego el área de energía donde están las calefacciones… Y así, poco a poco se va formando una empresa que hoy en día factura 78 mil millones de euros y donde trabajan 410.000 personas.

Desde la Escuela de Negocios y Dirección – ENyD nos hemos desplazado a la sede de Bosch para entrevistar al Presidente de la compañía en España y Portugal, Javier González Pareja con quien hemos hablado de innovación, formación, investigación y desarrollo.

Electrificación del automóvil y Realidad virtual

Bosch apuesta por la neutralidad tecnológica y la electrificación del automóvil es ya una tendencia. Según los clientes de la compañía, más de 100 fabricantes de automóviles, dicen que en el año 2030 el 25% de los nuevos vehículos serán eléctricos, lo que significa que el otro 75% no lo serán. Podrán ser de diesel, gasolina, u otras alternativas como la pila de hidrógeno. Por lo tanto, el presidente afirma que hay que seguir trabajando en optimizar estas tecnologías.

Según González Pareja, el automóvil tendrá emisiones muy bajas o cero, será conectado y autónomo. A través de la realidad virtual, en Bosch pueden ver todas las piezas que hay en un motor de la marca y tomar medidas sin tener el coche físicamente. Otra tendencia muy importante es el mantenimiento predictivo.

“Pensemos lo bueno que sería no llevar el coche a un taller cuando se estropea, sino cuando prevees que le pasa algo”. Esta inteligencia artificial aplicada al automóvil permite optimizar cada vez más los recursos, ya que «con una base de datos donde tengo cientos de miles de casos de las reparaciones que ha habido en un coche del mismo modelo puedo saber si este coche de la marca X cuando se le enciende esta luz lo que le pasa probablemente es esto, y al final poder optimizar cada vez más los recursos, pudiendo, por ejemplo, pedir las piezas por adelantado».

Por lo tanto,  la realidad virtual y la inteligencia artificial nos permiten ser más exactos y reducir los tiempos de espera y coste

Innovación, formación, investigación y desarrollo

La innovación va en el ADN de Bosch. Innovación significa desarrollar productos y soluciones que hacen la vida más fácil a los clientes. Desde la compañía consideran que uno de los factores que puede mantener a una empresa viva es la innovación constante. De hecho, Javier González Pareja confiesa que le gustaría que el 30% de las ventas de Bosch se realizaran con productos que no tienen más de dos años. La innovación tiene que ser práctica.

“No es suficiente con que nuestros productos sean tecnológicamente fascinantes, también tiene que haber una innovación que le guste al consumidor y que la demande”. Un ejemplo de ello es una de sus herramientas eléctricas, IXO, un destornillador muy chiquitito que se ha convertido en la herramienta eléctrica más vendida de la historia, no de Bosch, sino en general. ¿Por qué? Por algo muy simple. «Es pequeña y pesa poco y la puede utilizar más gente, dando acceso a mucha más base de clientes», matiza el presidente de la compañía.

Ideas innovadoras en España

Cada año tienen miles de patentes. Bosch ya tiene casi 70.000 personas trabajando en investigación y desarrollo. Algo que se está desarrollando ahora mismo en España en el área de la agricultura inteligente son los sistemas de riego inteligente para cultivos que tienen una gran implantación, como el olivo. España, en agricultura,  es uno de los países con mayor superficie de riego del mundo. Y el 30% del agua en la agricultura, un bien tan escaso, se desperdicia porque los agricultores se rigen por los sistemas de cuotas de las confederaciones hidrográficas.

Los sistemas que se desarrollan desde Bosch, con la ayuda del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, lo que hacen es que sea el propio árbol el que avise cuando necesita agua, teniendo en cuenta cual es la meteorología, es decir, “necesito agua pero no me la des hoy porque mañana va a llover”. Uno de los fines de esta acción es reducir el consumo de agua, un bien tan escaso en estos momentos.

Se puede innovar de varias maneras. En Bosch innovan, primero, dentro de sus procesos normales y luego tienen una plataforma interna para startups y emprendedores, Grow, donde a partir de ideas innovadoras, desarrollan negocios nuevos, sostenibles y rentables para la compañía. “Se les da un presupuesto y empiezan con ideas nuevas de negocio y luego se ve si eso puede ser un negocio o no y si lo es nos lo quedamos o cuando ya está industrializado se vende a un tercero».

Por otro lado, tienen una compañía que se llama Robert Bosch Venture Capital, empresa de capital de riesgo corporativo del Grupo Bosch. “Se invierte en startups que desarrollen tecnología que de alguna manera pueda ser compatible con Bosch y donde en algún momento dado pueda pasar a ser parte de Bosch”. Aparte tienen colaboración con universidades y con plataformas de startups para ver como pueden complementarse. “Lo que le ocurre a las startups, sobretodo cuando tienen éxito y crecen, es que llega un momento en que hay que industrializarse y una empresa como Bosch puedes ayudarles a industrializar”.

Atraer nuevos talentos

Según Javier González Pareja para que una empresa crezca necesita, primero, contratar, desarrollar y mantener a los mejores colaboradores. Crecer es necesario pero hay que tener una estrategia de cómo queremos crecer.

De hecho, se habla mucho de atraer talento, pero lo primero que hay que hacer, según el presidente de Bosch, es «mantener el talento que tienes dentro y eso se consigue con una remuneración competitiva, que no significa solo dinero, sino creando unas condiciones donde puedas tener una carrera a largo plazo».

“Si miráseis la estadística de cuánto tiempo llevamos muchos de Bosch trabajando la media es de 25 años”, afirma Javier González Pareja. En la compañía piensan a largo plazo y por eso, a los nuevos empleados se les facilita poder hacer una carrera dentro de la empresa. “Lo importante es poder ofrecer a las personas una perspectiva a futuro, también porque la mayoría de nuestros puestos directivos son cubiertos con personas que han desarrollado una parte importante de su carrera dentro de la empresa”.

“Contratar a una persona es una de las inversiones más importantes y a veces, algunas empresas, analizan mucho para comprar una máquina y no tanto para contratar a una persona. Nosotros, como contratamos a largo plazo, consideramos que la persona va a estar muchos años en la empresa, por lo que no podemos equivocarnos”, señala el presidente de Bosch.

Durante la entrevista que le hicimos desde el departamento de Comunicación de la Escuela de Negocios y Dirección a Javier González Pareja quisimos conocerle todavía un poco más.

¿Sabías que durante los años de universidad estuvo de taxista ayudando a su padre? Pero no fue hasta 5º de carrera cuando vio, en una feria de empleo, que se necesitaban estudiantes en prácticas para Bosch. El presidente envió una solicitud, la analizaron y al poco tiempo le llamaron y entró en el programa de Futuros Directivos. Y de eso… ya han pasado más de 25 años.

Los directivos de las empresas alemanas en España señalan que hay debilidades que corregir, a las que el presidente de Bosch se suma. La velocidad de la burocracia, el sistema educativo que produce demasiados universitarios y pocos profesionales a nivel Formación Profesional, y la estabilidad política y económica a largo plazo. Pero también hay factores muy positivos como es la calidad de vida, las infraestructuras y la disponibilidad de mano de obra (que no siempre se adapta a las necesidades pero hay mercados de trabajo en el centro de Europa que están prácticamente vacíos). En España, desgraciadamente gracias a la alta tasa de paro, no es así. Lo que hay que hacer es un ajuste entre la oferta y la demanda.

Te puede interesar: Pilar Vera, de ENyD, «Mejor Docente del Año» en los Premios AEEN

Afirma que un líder se hace, al igual que en el atletismo hay personas que tienen una mayor predisposición muscular para hacer carreras de 100 metros, determinadas características de una persona pueden ayudar, pero puntos fundamentales como la resiliencia, la motivación o la empatía se pueden aprender y se pueden desarrollar. Tener determinadas cualidades innatas ayuda pero lo importante es trabajar en ello.

Al preguntarle al presidente de Bosch cómo ve el futuro de España, confiesa sentirse optimista. «Pero sí es cierto que debe haber mayor claridad política, se tiene que aprender que ahora mismo en la población no hay un sistema de bipartidismo y que estamos condenados a entendernos. Por otro lado, tener más confianza en nosotros mismos, es decir, los españoles somos mejores de lo que creemos. De hecho, cuando vives en el extranjero, te das cuenta que el extranjero tiene un mejor concepto de los españoles que nosotros mismos. En España tenemos una gran calidad de vida. Tenemos un sistema público sanitario a pesar de lo criticado que está, es top mundial, tenemos la segunda o tercera esperanza de vida más larga del mundo y va a pasar a ser la primera. Somos mejores de lo que pensamos y debemos cuidar este gran país», finaliza Javier González Pareja.

Artículo anterior

Marketing Emocional y Storytelling para vender más y comunicar mejor

Artículo siguiente

¿Por qué estudiar un Máster en Finanzas en ENyD?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *