Home»Business Revista Digital»RR HH»NUNCA OLVIDES MOTIVAR

NUNCA OLVIDES MOTIVAR

motivar_a_un_equipo_de_trabajoMotivar a un equipo de trabajo es una de las tareas más difíciles porque cada persona es distinta y por lo tanto lo que le motiva es diferente. Ya no es solo que cada uno tenga su personalidad si no que las circunstancias que les rodean también difieren.

Para construir una buena motivación tiene que tenerse una doble perspectiva de acciones, unas dirigidas al equipo como conjunto y otras dirigidas a cada individuo. Lo primero y fundamental es que tú, como responsable de esta tarea, te sientas seguro y motivado. La primera regla es que tu estado de ánimo es un espejo cuyo reflejo influirá en tus trabajadores. Si estás enfadada se percibirá y cohibirá actitudes tan beneficiosas como la propuesta de nuevas acciones e ideas.

Una vez asegurado esto, respira, y vamos hacia la planificación de la estrategia que seguirás para motivar a tus empleados.

Lo hemos dicho de manera implícita, pero es mejor que quede muy clara la necesidad fundamental de conocer a su equipo antes de plantearse cualquier estrategia.

Lo primero que debes hacer es conocer a tus empleados. Es fundamental conocerlos para poder identificar las características positivas a reforzar. Existen unos roles preexistentes que suelen encajar con los trabajadores que más te conviene tener identificados para que influyan en los demás generando un buen ambiente. Por ejemplo:

El extrovertido: es una persona sociable, comunicativa, asertiva, abierta y bastante activa. Es una persona que te aportará grandes beneficios si se encuentra en las tareas de equipo en las que su trabajo se convine con otros miembros pues se sabrá desenvolver perfectamente, se sentirá a gusto y generará buen ambiente.

El afable: es una persona de confianza, carismático, cordial, compasivo y de comportamiento flexible. Se adaptará a los cambios que se producen en las tareas. También es conveniente que esté en las tareas grupales ya que es sociable y motivador.

No significa que los siguientes roles no sean sociales, simpáticos o amables, simplemente que estas personas tienen una tendencia mayor a generar un buen ambiente y motivar a los tipos de trabajadores de los que hablaremos a continuación. Por estos motivos es conveniente rodearlos de gente.

El recto: persona confiable, responsable, productiva y que presenta un comportamiento ético. Esta persona es conveniente proponerle tareas más organizativas.

El estable emocional: reiteramos que no significa que los otros no sean estables emocionalmente hablando, pero estas personas tienen altas dosis de calma, positivismo y entusiasmo. El estrés y las fechas que supongan excesivas presiones y tensión puede generarles malestar, lo que no significa que no las cumplan.

Una vez identificados, sitúalos y asígnales las labores que mejor exploten estas actitudes.

Por otro lado, hay varias maniobras recomendables como: agradecer los trabajos; celebrar todas aquellas metas, retos y objetivos que han logrado o dejar la puerta abierta a la comunicación de problemas. Cuando uno en el trabajo comete un error lo comunica y en lugar de ser reprendido se busca la solución se siente respaldado y a gusto por lo que intentará retribuir todo ese bienestar haciendo su trabajo bien e implicándose en la empresa.

Como toda relación: familiar, de amistad o sentimental, la laboral exige también invertirle tiempo. Hay que dedicar atención y tiempo. Comer de vez en cuando con tu equipo, preguntarles por cómo están y les van las cosas, hablar sobre temas culturales,…

Hay dos aspectos con los que queremos acabar este artículo porque no pueden faltar en ninguna estrategia de motivación: la información y la autonomía. Como jefe lo mejor es hacer partícipe de toda la información de los proyectos a tus trabajadores. De esta forma se sienten implicados, que cuentan con ellos y generan ideas.

Por último la autonomía. Es muy recomendable dejarles un espacio. Que no sientan que estas detrás de su espalda observando todos sus movimientos. La flexibilidad genera comodidad y el espacio necesario para que surjan propuestas e ideas que pueden conllevar indudables beneficios.

Artículo anterior

A VUELTAS CON EL IVA DE CAJA

Artículo siguiente

VÍDEO EDUCATIVO: CÓMO ELEGIR LAS PALABRAS CLAVE PARA NUESTRA CAMPAÑA DE ADWORDS

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *