Home»Business Revista Digital»RR HH»Nuevas tendencias en las estructuras organizacionales de las empresas

Nuevas tendencias en las estructuras organizacionales de las empresas

Borderless organization, organización circular, redes… ¿te suenan estos términos? Son nuevas tendencias en las estructuras organizacionales de las empresas. Pero, ¿de dónde deriva esto? Según José Lominchar, docente del MBA de la Escuela de Negocios y Dirección – ENyD, hay un punto de partida fundamental: “el actual momento que vivimos, un entorno totalmente VUCA en el que predomina la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad».

Hasta el final de la década de los años ’10, de este siglo XXI, tanto el concepto de Globalización / Internacionalización, como la aparición y posterior desarrollo de las llamadas nuevas tecnologías, unido al nuevo paradigma del mundo VUCA, habíamos llegado a la conclusión de que las estructuras clásicas de las empresas tenían que adaptarse a los nuevos tiempos, asumiendo formas nunca imaginadas con anterioridad. Estructuras organizativas más planas, menos jerarquizadas, más flexibles, virtuales, en red, etc.

Te puede interesar: Intraemprendimiento: ¿Quieres revolucionar tu empresa?

Este entorno VUCA en el que se mueven las organizaciones en la actualidad provoca grandes cambios relacionados con la tecnología, la comunicación, tendencias y necesidades de los clientes, la digitalización, las aspiraciones que tienen clientes y empleados…

estructuras organizacionales

Todo esto repercute en las estructuras organizacionales de las empresas“Estos conceptos aparecen como consecuencia de una necesidad del mercado para seguir adaptándonos a las nuevas demandas y seguir siendo igual de competitivos… De ahí la aparición de nuevos conceptos que nos sirven como alternativas para poder contemplar y evaluar nuestras organizaciones”, explica Lominchar.

Sin embargo, a finales del año 2019 apareció el coronavirus, una revolución ya no sólo epidemiológica, más bien pandémica, que ha puesto en tela de juicio todas las hipótesis de futuro imaginadas con anterioridad. Se ha hecho bien patente la frase de Paul Valéry sobre el porvenir: “El futuro ya no es lo que era”.

José Vera, docente del área de RRHH de ENyD, destaca que “la falta de conocimiento y de información sobre el virus ha creado una situación de incertidumbre nunca imaginada en la “U” de VUCA”. Incertidumbre que ha inundado todos los entornos: Comenzando por el prioritario mundo sanitario, hasta llegar al empresarial, pasando por el económico, político, educativo, social, turístico, etc.

Al margen de todas las consecuencias que ya ha originado esta crisis pandémica en otros entornos, en el empresarial, en concreto, la primera consecuencia fue preventiva con el fomento y desarrollo de la modalidad del teletrabajo que, por razones de necesidad, se ha expandido rápidamente. 

La segunda consecuencia la ha sufrido el empleo: despidos imprevistos, expedientes de regulación de empleo (temporales y definitivos), pérdidas económicas, cierres de pequeñas y medianas empresas y, sobre todo, la incertidumbre sobre cómo y cuándo volveremos a situaciones más estabilizadas. Incertidumbre, a todos los niveles.

Todo ello nos tiene que hacer pensar en la necesidad de aplicar amplias dosis de innovación, sobre todo en la reinvención de las estructuras, no sólo empresariales, sino también sociales. El futuro ya no volverá a ser lo que era. 

Por este motivo, es fundamental tener el criterio suficiente para entender cuál es la estructura que mejor aplica a tu organización en base a todas las herramientas que vamos a ver a continuación.

“Esto no significa que una forma de organizarse en una empresa sea mejor o peor, todo va a depender de las características que tenga esa organización, del enfoque que le quieran dar, el tipo de sector o actividad, etc”, matiza el docente de ENyD. Aquí lo importante es identificar una estrategia que al final permita a la empresa competir. Ahí está la clave. Y todas estas variables van a definir el tipo de organización de una compañía: 

  1. Borderless Organization 

Este tipo de organizaciones también se las conoce como “organizaciones sin fronteras”. Esto no solo se relaciona con que la empresa tenga mayor capacidad de simbiosis y osmosis con el mundo exterior (clientes y proveedores), sino una organización sin límites internos, o al menos lo suficientemente flexible para que la capacidad de respuesta sea más ágil, flexible y operativa.

Basándonos en este concepto, trataremos las organizaciones por proyectos, las organizaciones circulares y las organizaciones en red. Son en definitiva, una nueva modalidad de organización. 

En opinión de Daniel Prieto, docente del MBA de ENyD, “las organizaciones se han tenido que flexibilizar para hacer viable su proyecto empresarial en entornos VUCA en los que desenvuelven su actividad, de ahí la importancia de la gestión y captación del talento predominando el perfil soft de la persona (competencias, habilidades y destrezas) fundamental para adaptarse a entornos altamente cambiantes.

  1. Organización de empresas por proyectos

Ambos casos estarán determinados por su entorno. La producción de productos estándar va más dirigida a procesos, mientras que los productos ad hoc con gran dosis de cambio e innovación en su concepción van más a una organización por proyectos.

Normalmente las organizaciones por proyectos se analizan en contraposición a las organizaciones por procesos. Ambos casos estarán determinados por su entorno. La producción de productos estándar va más dirigida a procesos, mientras que los productos específicos de cambio e innovación se dirigen más hacia la organización por proyectos.

  1. Organización de empresas circular

La organización circular es una variable de una organización por proyectos, y va dirigida, sobretodo, a la organización interna de cada proyecto. Se utiliza cuando se está trabajando en proyectos muy complejos, en los que los conocimientos actuales de los participantes son esenciales para tener un proyecto exitoso. 

estructuras organizacionales

En este caso, estos proyectos están formados por diferentes etapas en las que van cambiando los requisitos de conocimientos del proyecto coincidiendo con los diferentes participantes. Por lo que la dirección del proyecto va cambiando de liderazgo coincidiendo con aquellas fases en función de la entrega que se tiene en cada etapa. 

Un ejemplo que podemos ver en las organizaciones circulares es que, por ejemplo, los diagramas, son totalmente diferentes, son en forma de círculo. Por lo tanto, es un tipo de organigrama empresarial que busca representar los servicios que se van a dar al cliente y no tanto la cadena de mando o el tradicional organigrama que conocemos en los modelos tradicionales.

Los perfiles de personas que necesitan las organizaciones circulares están basados en un liderazgo situacional que influye en función de la fase del proyecto en la que nos encontremos. Adicionalmente, “se trabajan con especial énfasis las competencias de trabajo en equipo, motivación de logro y pensamiento conceptual”, señala Prieto.

  1. La organización de empresas en red

Este es un concepto que va a sustituir a la jerarquía y la formalización por unidades más pequeñas integradas por una misma cultura, unos mismos valores y unas relaciones sociales algo más informales. Son organizaciones que eliminan todos los límites que pueda haber en el entorno.

Ventajas y Desventajas de una organización circular

Lominchar destaca las ventajas de una organización circular:

  • La importancia de los niveles jerárquicos.
  • Eliminan la idea idea del status más alto o más bajo.
  • Permiten colocar un mayor número de puestos en el mismo nivel, con lo cual, “enriqueces muchos”, destaca Lominchar.

En cuanto a las desventajas serían las siguientes:

  • A veces generan confusión, son difíciles de comprender.
  • No permiten colocar con facilidad niveles donde hay un solo funcionario y a veces puede solapar o forzar determinados niveles.

Estructuras Organizacionales

¿Para qué sirven las estructuras organizacionales? Lominchar matiza que “son organizaciones más complejas, que requieren una ordenación más jerárquica que especifique las funciones que tiene cada uno dentro de la empresa”. Por ello, la funcionalidad recae, sobretodo, en una buena reestructuración del organigrama, el cual indica, perfectamente, quien es el responsable, quien tiene la autoridad, así como los canales de comunicación, supervisión y todas las partes que afectan a cada uno. En un organigrama de estas características, “lo primero que se va a representar son las diferentes unidades que forman parte de esa empresa, con sus distintos niveles jerárquicos”.

Estructuras Organizacionales

En un segundo punto, se van a reflejar los diferentes tipos de trabajo, especialidades, etc. Además, estos organigramas, muestran una representación muy clara de la división del trabajo, los cargos, cómo se agrupan los cargos, cómo es la autoridad de los mismos, etc.

Según Lominchar, “no hay un diseño de organización perfecto”. Los diseños siempre tienen elementos a favor y elementos en contra. Por ello, cuando se planifica el diseño de una organización, “no solamente debe estar relacionado con las ventajas que te aporte ese diseño, sino también hay que analizar los elementos en contra”.

Bajo una misma denominación, nos podemos encontrar diferentes funciones y responsabilidades en una empresa. Y aquí es fundamental señalar que “aunque se dice que estos nuevos tipos de organización son las organizaciones del futuro, no hay una que sea mejor que otra”. La mejor forma de organizarse es aquella que se adapte a las condiciones internas, propias de cada organización, y evidentemente, al entorno en el que trabaja. 

¿Qué nos vamos a encontrar? Que hay una serie de elementos que influyen en la decisión sobre qué tipo de organización tienes en tu empresa. Esto es clave, más allá de la denominación de los tipos de organización, porque si identificamos cuáles son esos factores que pueden influir vamos a tener muy claro cual es la mejor organización para nosotros. La pregunta es : ¿cuáles son los factores? 

  • Todo lo que tiene que ver con tecnología.
  • El entorno y la incertidumbre que genera una organización. 
  • Ver cuáles son las opciones estratégicas.
  • Las necesidades de los empleados. 
  • La tendencia del sector en el que nos estamos moviendo. 
  • El grado de madurez que tiene una organización. 
  • También influye el tamaño de la organización.
  • La forma societaria.

Esto viene a demostrar que no hay una regla única para aplicar y tomar una decisión. Por lo tanto, se está hablando de nuevos modelos de organización que obedecen a las nuevas necesidades y tendencias del mercado, sobretodo marcado por esos entornos VUCA, pero no significa que sean mejores, sino que lo que buscan es contemplar los escenarios que se están planteando ahora mismo.

Deberás elegir el mejor modelo para tu organización en función del estudio de todas las variables que hemos citado en el artículo, para que tengas alternativas y poder funcionar mejor. ¿Cuál es el gran problema? Que a veces, por aparecer conceptos nuevos, creemos que son mejores, pero no son ni mejores ni peores, simplemente hay que analizar si aplica al caso concreto.

Además, el dilema actual entre salud y economía sigue presente en muchos debates. La innovación, la reinvención, serán claves a la hora de resurgir de esta crisis. Nada volverá a ser igual, ni el mundo educativo ni las estructuras empresariales.

estructuras organizacionales

Por todo ello, las estructuras de las empresas deberán huir de rigideces y pasar a ser más adaptativas, más flexibles, más fluidas, más líquidas. Por otra parte, este futuro VUCA va a potenciar un nuevo tipo de profesionales: Consultores, autónomos, ETT’s, freelancers, trabajadores por proyectos, home workers, Knowmads, etc.

Salvo grandes corporaciones, que seguirán necesitando un uso intensivo de mano de obra, el resto de “las empresas tendrán que adaptar sus organigramas a dichas estructuras fluidas, capaces de adaptarse a las circunstancias y necesidades de cada momento. Un núcleo duro, lo más reducido posible, y una estructura con empleados muy profesionales y unas modalidades contractuales lo más flexibles posibles. La empleabilidad será clave a la hora de mantener la continuidad en el empleo”, finaliza Vera.

Te puede interesar: Entrevista a Microsoft: «El Cloud permite a las empresas innovar de una forma ágil y barata»

En definitiva, estamos viviendo una serie de cambios que requieren que las organizaciones tengan capacidad de adaptación, capacidad de ser más competitivas, y eso exige a veces que evitemos formatos tan jerárquicos y que podamos ir a formatos más horizontales o circulares, muy focalizados hacia el cliente.  ¿Son mejores o peores? 

Lominchar indica que “no son ni mejores ni peores”. Simplemente contamos con nuevas formas para organizarnos teniendo un amplio abanico de opciones para entender nuevas posibilidades y a partir de ahí definirlas mucho mejor. La mejor forma organizativa es aquella que mejor se adapta a las condiciones internas de cada empresa y al ambiente en que estas operan. Si quieres aprender diferentes métodos y técnicas de dirección y gestión en las diferentes áreas de una empresa, una buena solución puede ser cursar un Grado Online en Administración y Dirección de Empresas – ADE.

Artículo anterior

Intraemprendimiento: ¿Quieres revolucionar tu empresa?

Artículo siguiente

El avance del liderazgo femenino ya es real, ¿y en el sector legal?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *