Inicio » ¿Cómo elegir la mejor formación para tu trayectoria profesional?

¿Cómo elegir la mejor formación para tu trayectoria profesional?

Google+

enyd elegir formación«¿Qué vas a ser de mayor? ¿Qué vas a estudiar cuando termines el bachillerato? ¿Y al finalizar la carrera?”. Estas son preguntas que uno se hace en las primeras etapas de su trayectoria profesional. Más tarde serán sustituidas por algunas como “¿sabes usar esta herramienta?, ¿conoces las últimas tendencias en este sector?, ¿te reciclas?”. La formación de un buen profesional debe ser continua para mantenerse actualizado y mejorar su empleabilidad. Pero, ¿cómo elegir la mejor formación para tu desarrollo?

El itinerario profesional: camino al éxito

Ni la formación ni el empleo se eligen de forma aleatoria, sino que atienden a unos objetivos personales del individuo. Realizar un curso o estudiar un máster persigue unas metas profesionales concretas, generalmente, conseguir un puesto de trabajo concreto, alcanzar determinadas habilidades, convertirse en experto en una materia o ascender a puestos de mando. Esto es lo que se denomina como itinerario profesional. Supone buscar los puntos en común entre la profesión que se desea desempeñar y la formación precisa para ella.

Este concepto se encuentra íntimamente ligado al de “reciclaje profesional”. Con ello, el profesional busca la actualización de sus conocimientos y habilidades respondiendo a las demandas del mercado laboral. Recientemente, cuestiones como los idiomas, las nuevas tecnologías y las aplicaciones informáticas han puesto de relieve la necesidad imperiosa de formación continua en algunos sectores.

Para desarrollar con coherencia el itinerario profesional, primero se debe analizar el perfil actual. Cabe recordar que el curriculum y tu perfil profesional no son lo mismo. El primero tiene que ver con la educación recibida y los puestos de trabajo desempeñados. En cambio, el perfil profesional atiende a las habilidades y aptitudes que se poseen. Conocer las carencias y fortalezas ayudará a tener una visión completa y general de aquellos puntos fuertes que se deben resaltar y los puntos débiles que requieren una mejora.

Te puede interesar: Guía del Mercado Laboral en España 2017 HAYS, ¿qué sectores son tendencia?

Análisis para alcanzar metas

Para alcanzar los objetivos propuestos, se puede comenzar analizando los siguientes puntos:

  • Idiomas. Cuántos idiomas se conocen y el nivel de fluidez en los mismos. Averiguar qué idiomas demanda el mercado para el puesto que se desea ocupar.
  • Herramientas informáticas. Actualmente, el manejo de programas básicos y la navegación en internet  se dan por sentado debido a la popularización de su uso. Sin embargo, algunos sectores requieren el conocimiento de herramientas concretas y/o especiales. Por ejemplo, si se desea desarrollar la trayectoria profesional en marketing y ventas, lo recomendable es saber manejar un CRM. En el caso de los recursos humanos, utilizar LinkedIn como herramienta de reclutamiento 2.0 se vuelve imprescindible para la selección de personal cualificado. Por su parte, en marketing digital, es esencial tener nociones de SEO, Google Adwords o Semrush, entre otras. Es aconsejable hacer un estudio de ofertas de empleo para analizar qué herramientas se demandan actualmente para desempeñar el trabajo deseado.
  • Habilidades directivas. Liderazgo, coordinación de equipos, orientación a resultados, reporting, organización de departamentos, etc. Si se quiere avanzar en el itinerario profesional, en mayor o menor medida, se debe contar con estas aptitudes.
  • Habilidades personales. Autonomía, proactividad, creatividad, trabajo en equipo, son algunas de las habilidades personales más demandadas. Sin duda, esto no se enseña en los libros de texto, pero se pueden adquirir a través de la experiencia laboral o realizando prácticas en empresa.  

Para llevar a cabo este análisis también se puede observar el puesto de trabajo que se desempeña actualmente y elaborar una lista de las competencias a nivel operativo y estratégico. Observar cuáles son aquellas en las que el empleado se siente más cómodo y aquellas que le requieren mayor esfuerzo.

Te puede interesar: ¿Cuentas con las habilidades directivas para ser un buen líder?

Se hace camino al andar: ¡prepárate!

Una vez se ha hecho el análisis, es hora de comenzar a trazar el itinerario profesional. ¿Cómo? Hay dos caminos principales:

  • Experiencia: aprender trabajando. Si actualmente se ocupa un puesto de trabajo, se pueden solicitar mayores responsabilidades o una ligera diversificación de las tareas que permita ejercitar aquellas habilidades en las que se encuentran carencias. Por otro lado, también se pueden realizar prácticas en empresa para desarrollar nuevas competencias en entornos empresariales reales.
  • Formación: estudios de postgrado, máster o MBA ayudan a adquirir nuevas capacidades y facultades globales. Además, estas formaciones ofrecen mayores oportunidades profesionales gracias al prestigio y calidad de la titulación y la posibilidad de hacer networking y expandir la red de contactos profesionales. Este tipo de formación es el más indicado para optar a puestos directivos o de responsabilidad. Sin embargo, en función del itinerario del empleado, quizá un curso de especialización o técnico sea más de su interés.

Te puede interesar: 10 consejos para una sesión de estudio productiva

enyd vídeo descripción de puestos¿Cómo elegir la mejor formación?

La formación continua debe ser un “must” en el desarrollo de todo profesional. Pero elegir el mejor curso o máster suele convertirse siempre en un dilema. Es común incurrir en el error de pensar que “a mayor precio, mayor calidad”, el coste no lo es todo. Para escoger la mejor formación se ha de atender a diversos aspectos:

  • Utilidad: el curso o máster debe servir para adquirir conocimientos o habilidades nuevas o afianzar las que ya se tienen. Por ejemplo, un curso intensivo de WordPress será útil o complementario para un técnico de marketing digital, pero no tanto para el director o responsable del departamento, más especializado en la gestión de recursos.
  • Cuadro docente: es fundamental que el profesorado cuente con experiencia en la materia que imparte. Recibir formación de profesionales con un background sólido y amplio bagaje ayudará a adquirir conocimiento prácticos, aplicables y cercanos a la realidad empresarial.
  • Networking: crear contactos y lazos en el entorno empresarial puede ser de gran utilidad en el futuro. Por lo tanto, también es importante valorar si la formación o la entidad educativa facilita el contacto entre profesionales del mismo o diversos sectores. Esto no solo se hará mediante las propias sesiones lectivas, sino también a través de actividades complementarias como encuentros, foros, debates u open class.
  • Modalidad: es importante que la formación sea flexible y se adapte al estudiante, no a la inversa. Si es necesario compaginar los estudios con el trabajo u otras actividades, lo más recomendable es un curso o máster online, en el que el alumno puede elegir cuándo y dónde estudiar, marcando su propio ritmo de aprendizaje.
  • Bolsa de empleo y prácticas: toda formación debe servir para mejorar la empleabilidad del alumno. Antes de decantarse por un curso determinado o por una escuela o universidad, es recomendable estudiar detenidamente el tipo de ofertas de empleo y prácticas que ofrecen en su bolsa.
  • Opiniones y reconocimientos: hoy en día, los usuarios consultan las opiniones de otros clientes antes de realizar una compra. Y con mayor razón en una cuestión tan importante como la formación. Antes de hacer la elección, es aconsejable consultar a alumnos que hayan cursado o se encuentren actualmente cursando la formación. Además, también se recomienda contemplar los certificados o sellos de calidad que posea la entidad educativa.
  • Otros servicios: estudiar debe ser una experiencia completa. Por lo tanto, también son valorables cuestiones complementarias a la formación como la atención al alumno o la gestión y administración de incidencias. Además del valor añadido de la participación en encuentros profesionales, actividades culturales, revistas digitales o bibliotecas y bases de datos para consulta.

Te puede interesar: Tips para no abandonar tu formación

Todo esto lo puedes encontrar en los cursos universitarios de especialización, másteres y MBA Oficial Online de la Escuela de Negocios y Dirección. Formaciones prácticas y cercanas a la realidad empresarial, impartidas por profesionales y expertos en sus respectivos sectores. Podrás especializarte en asesoría de empresas, contabilidad y finanzas, marketing y ventas, recursos humanos o marketing digital, con titulaciones avaladas por la Universidad Europea Miguel de Cervantes. Tú marcas el ritmo de tu aprendizaje, ya que gracias a la modalidad online podrás estudiar cuándo y dónde quieras.

En ENyD formarte será toda una experiencia. Aprende diferente.

Artículo anterior

10 claves para triunfar en una negociación

Artículo siguiente

Claves de la Declaración de la Renta para el asesor

Google+

1 Comentario

  1. Avatar
    Cristian
    17 abril, 2019 at 14:53 — Responder

    Creo que la parte más importante (al menos para mí), es que cuente con reconocimiento externo a nivel de algún organismo público o universidad. Ya que cuando me planteo hacer alguna formación extra lo que quiero precisamente es que esta me sea lo más útil posible en el ámbito laboral. Para mí que los distintos cursos estén homologados es algo fundamental ya que me proporcionan una orientación al mercado que es lo que busco. Este es un aspecto por que se pasa de puntillas en este artículo y en mi opinión deberían hacer más hincapié. Para los que estéis interesados os dejo por aquí una buena selección de cursos reconocidos por diferentes organismos.

    https://www.euroinnova.edu.es/Cursos-homologados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *