Home»Business Revista Digital»RR HH»​ATENCIÓN CONTINUA, ¿ENGAÑO O BENEFICIO REAL?

​ATENCIÓN CONTINUA, ¿ENGAÑO O BENEFICIO REAL?

Atencion_continua_enydExpertos de coaching, profesionales de recursos humanos, innumerables artículos,… hablan de los beneficios de entrenar la concentración para alcanzar la atención continua, pero ¿realmente funciona o es un engaño?

Estás en la mesa de trabajo con el ordenador redactando un informe. Al lado de tu mano derecha una taza de café humeante. Lo tienes todo para terminar ese informe. Comienzas con el párrafo y cuando llevas dos líneas salta una ventana de aviso de un nuevo correo. No pasa nada lo ignoras y vuelves rápidamente a la redacción del párrafo. Entonces el móvil vibra con fuerza. Un whatsapp. Vuelves al informe. Esta vez vibra y suena. Ese es de alguna red social. Frunces el ceño y aprietas un poco más los dedos contra el teclado. Vuelves al informe. Entonces entra en el despacho el community manager:

“-¡Jefe nos ha mencionado el País! Nos ponen como emprendedores que destacarán en 2015”.

Y adiós al informe y a la concentración que ya de por sí era bastante frágil. Este es solo un ejemplo de los estímulos a los que estamos sometidos en el día a día. ¿La atención continua es un timo? No. Actualmente es difícil mantener un nivel de concentración eficaz debido a la cantidad de estímulos: correos, whatsapp, redes sociales, notificaciones de noticias interesantes, música, radio, televisión, cine,…

Los estímulos aumentan y nuestra capacidad de concentrarnos en actividades menos gratas disminuyen. En este post hablaremos de la importancia de entrenar la atención continua, sus beneficios y ejercicios prácticos que te ayudaran a enfrentarte a informes, reuniones, sesiones de estudio,…

Lo primero que hay que tener claro es la diferencia entre atención y concentración. Un sonido fuerte, una palabra concreta, una acción,… puede llamar nuestra atención, es decir, la atención es el aspecto selectivo de la percepción. Ahora bien, volcar en algo nuestra atención no significa que estemos concentrados. Esto último implica estar inmersos física, psíquica y mentalmente en el tema, idea o proyecto de nuestra atención.

Puedes estar pensando: “yo no necesito esto porque soy capaz de hacer varias tareas a la vez”. Mentira. Numerosos estudios ya han demostrado la imposibilidad de realizar varias cosas de manera simultánea. Por ejemplo, cuando uno recurre a la música para la realización de alguna labor, como el anterior informe por ejemplo, no está escuchando música y redactando el informe a la vez. Se ha demostrado que lo que se tiene y entrena es la capacidad de saltar de una cosa a otra. Cuando prestamos atención a la música no estamos redactando y cuando estamos redactando el hilo musical está de fondo pero no prestamos atención ni a lo que dice ni a los cambios que se puedan producir. Automatizamos esa segunda tarea, así que no le prestamos atención.

Nuestra concentración se limita a una cosa y cuando logramos concentrarnos de verdad obtenemos a cambio un aumento de la nitidez y de la fuerza con la que captamos los datos y podemos analizar los problemas. Los grandes genios de la historia requirieron aislarse y abstraerse del resto de estímulos y distracciones para poder vivir y sentir su idea hasta desarrollarla completamente.

Cuando uno está concentrado es capaz de realizar las tareas con mayor rapidez, eficacia y control. No es mentira, los resultados son más óptimos. Las distracciones externas, la falta de motivación, la procastinación,… son algunos de sus grandes enemigos. ¿Cómo combatirlos?

La concentración requiere:

-No haber comido en exceso.

-Haber dormido las horas necesarias.

-Encontrarse en un sitio tranquilo desprovisto de distracciones.

-Tener a mano lo que vayas a necesitar: papeles, agua, haber ido ya al baño,…

-Estar a solas.

-Tener claros los objetivos a alcanzar: ¿qué pretendo hacer en la siguiente hora?

Seamos justos, son raras las veces en las que podemos lograr todas estas condiciones. Una oficina no es un lugar tranquilo ausente de distracciones. En la medida de lo factible hay que procurar cumplir las máximas posibles.

Cuando estas no pueden ser cumplidas otra vía que ayuda al desarrollo de la concentración es:

– Aplaza preocupaciones.

– No te presiones.

– Controla el tiempo que dedicas a cada tarea: un tiempo limitado y la conciencia de que ese tiempo es exclusivo para dicha tarea ayuda a relegar lo demás a un segundo momento.

– Establece una recompensa: ten claro lo que ganas con la realización de dicha tarea o determina un premio tras la consecución de los objetivos.

Por último vamos a dejaros unos cuantos ejercicios que os ayudaran a entrenar la concentración y a conseguir una mayor relajación:

1. Elige una palabra o sonido: una vez seleccionada repítelo durante 5 minutos con calma y sin pensar en nada más.

2. Escoge un objeto: echa una mirada a lo que te rodea y elige un objeto. Obsérvalo minuciosamente. Cierra los ojos y recrea todos esos detalles en tu cabeza: color, tamaño, textura, imperfecciones,…

3. No te muevas, pero respira: siéntate en un lugar cómodo y quédate quieto. Relájate y céntrate en no hacer ningún movimiento involuntario. Aguanta 5 minutos y luego, según vayas sintiéndote más cómodo, ve ampliando el tiempo.

Leer más:

https://www.monografias.com/trabajos23/la-atencion/la-atencion.shtml#ixzz3Mir6PujX

http://www.monografias.com/trabajos23/la-atencion/la-atencion.shtml

Artículos Relacionados:

ATENCIÓN PARCIAL CONTINUA…PERDONA, ¿PUEDES REPETIR, POR FAVOR?

LA ESTRATEGIA DE LA CAMISETA GRIS: ¿CÓMO ENFOCARSE EN TOMAR LAS DECISIONES APROPIADAS?

7 CONSEJOS PARA UNA REUNIÓN EFECTIVA

Artículo anterior

CAMBIOS DE PARADIGMA. CASO NETFLIX

Artículo siguiente

​5 FORMAS DE AUMENTAR EL ENGAGEMENT EN TU TIMELINE DE TWITTER

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *