Inicio » AÑO NUEVO, ESTRATEGIA NUEVA PARA LA PRODUCTIVIDAD

AÑO NUEVO, ESTRATEGIA NUEVA PARA LA PRODUCTIVIDAD

Google+

mindfulness.pngDeja a los niños en la escuela, llega al trabajo y escuchar a tu jefe: “Oye necesito esto para las doce”. Redáctalos mientras escuchas el pitido de un nuevo correo cada diez minutos. “Recuerda completar el informe de contenido hoy”, añade un compañero mientras sigues escuchando el pitido de correos entrantes. “Habla con distribución y que me pasen el informe de entregas”. “Hay que contestar la petición de los Hernandez”,…

La sensación de llegar tarde a todo y de no tener tiempo para nada, la sensación de ir con la lengua fuera o el corazón en la garganta es tan habitual que el estrés y la falta de concentración debido al cúmulo de tareas se están erigiendo como unas de las enfermedades más importantes del siglo XXI. En 2013, según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), el 51% de los empleados europeos percibía el estrés como algo habitual en el entorno de trabajo. De hecho, un 16% lo aquejaba como un problema “muy frecuente”.

Hoy es un tema que preocupa a más del 80% de las empresas. El estrés afecta a la motivación, eficacia, productividad y ocasiona bloqueo, errores, lentitud, dificultades en la toma de decisiones y en la gestión de equipos. ¿Cómo solucionarlo?

El mindfulness surge como la opción más efectiva para combatir las nuevas querencias del siglo XXI. Con él se trabaja la atención continua. Con tantas tareas que completar y la cantidad de interrupciones a las que nos vemos sometidos nuestra atención se resiente provocándonos más estragos que beneficios.

La mente, como cualquier músculo del cuerpo, se puede, y se debe, entrenar. El mindfulness son ejercicios dirigidos al entrenamiento de la mente, en concreto de la atención. Se trabaja el presente con el objetivo de que la persona aprenda a poder estar dedicado 100% al quehacer inmediato y su mente no sea acosada con las tareas pendientes, la autocrítica, las exigencias,…

Al contrario de lo que se piensa, la mente no es multitarea y cada vez que se la interrumpe tarda entre diez y veinte minutos en volver a concentrarse en lo que estaba realizando. La práctica del mindfulness cuenta con 2.500 años de antigüedad y genera los siguientes beneficios:

Ayuda a retener conceptos, saber relacionarlos, entenderlos y aplicarlos.

Reduce niveles de estrés y ansiedad.

Aumenta la resistencia emocional.

Incrementa la creatividad.

Genera mayor disfrute de las actividades diarias.

Entonces, cuando hablamos de mindfulness, ¿a qué nos referimos? Nos referimos a un entrenamiento basado en ejercicios centrados en las sensaciones corporales y en ejercicios de relajación.

Ejemplos:

Colorea: en educación infantil y primaria se fomenta que los niños pinten y coloren porque esta actividad ayuda a desarrollar su creatividad. Este no es el único beneficio con el que te encontrarás, pues cuanto pintas tu concentración se eleva y tus pensamientos internos quedan desplazados. En internet hallarás todo tipo de plantillas de paisajes, mandalas, bodegones,… imprímelos e invierte tiempo en colorear.

Cuenta hasta diez: sí, parece muy fácil, demasiado fácil, por lo que te reto a que lo intentes. Pero, antes déjame advertirte que debes contar hasta diez sin que haya ni un solo pensamiento que te interrumpa. Es decir, no vale: “1, 2, 3, ¡qué fácil es esto!…”. No, porque eso ya es un pensamiento al igual que: no me quedan manzanas, que no se me olvide mañana avisar a Carlos, luego tengo que dejar grabando master chef,… cualquier tipo de pensamiento invalida la cuenta y tienes que empezar de nuevo.

Respira: sé consciente de tu respiración y durante unos minutos solo siéntela. No dejes que ningún pensamiento te interrumpa. Consiste en dejar la mente en blanco solo teniendo espacio para experimentar cómo el aire entra por tu nariz, baja a tus pulmones y se hinchan. Detecta todos aquellos pensamientos que intenten irrumpir en tu mente y déjalos ir para volver a concentrarte en la respiración.

Recuerda que como todo entrenamiento requiere ejercicio diario. Uno no se deshace de las agujetas ni adquiere fondo si no corre con frecuencia.

Artículos Relacionados:

ATENCIÓN CONTINUA, ¿ENGAÑO O BENEFICIO REAL?

INFOGRAFÍA: 7 TIPS QUE TE AYUDARÁN A COMBATIR EL ESTRÉS LABORAL

5 CONSEJOS PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS

Artículo anterior

​¿QUÉ DEPARARÁ EL 2015 PARA LA ECONOMÍA ESPAÑOLA?

Artículo siguiente

VÍDEO EDUCATIVO: ELEMENTOS FUNDAMENTALES DEL MENSAJE EN MARKETING

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *