¿QUÉ ES LA PUBLICIDAD BLANCA?

enyd publicidad blancaPara vender un producto, es imprescindible darlo a conocer en el mercado. Atrás quedaron los tiempos en los que podía ser cierta la máxima de que “un buen producto se vende solo”. ¿Conoces la publicidad blanca?

Las 3 características de la publicidad

Actualmente, en una era marcada por la enorme oferta de productos con pocas diferencias sustanciales, ni la calidad, ni el precio, ni siquiera la combinación de ambos atributos es suficiente para vender el producto. Más importante será que el consumidor lo conozca, para que pueda contemplarlo entre las opciones a la hora de la compra.

En definitiva, cualquier marca hoy en día deberá preocuparse por promocionarse. Para ello, las empresas solían volcar todos sus esfuerzos de comunicación en publicidad a través de los canales tradicionales (televisión, prensa, cine, radio y exteriores) o nuevos (Internet y medios digitales). La publicidad es por definición, un instrumento de comunicación que se identifica por tres características principales:

  • Utiliza medios masivos, tal como se acaba de mencionar
  • Se paga por el alquiler de los espacios en los medios
  • Controlada por el anunciante, quien elegirá en qué espacios decide anunciarse, con qué frecuencia, en qué momentos, etc., lo cual llevará aparejado un coste que deberá asumir.

Otra segunda consecuencia de la exigencia del pago por emisión, es que la audiencia otorgará una credibilidad limitada a los mensajes publicitarios, dado que se saben al servicio del anunciante.

Te puede interesar: Publicidad interactiva: convierte al espectador pasivo en activo

Publicidad blanca, ¿es realmente publicidad?

Una interesante alternativa a la publicidad tradicional es la denominada “publicidad blanca”. Este término que define a las apariciones de la marca en medios masivos, que no han sido pagados ni contratados por ella. Precisamente por esto, la publicidad blanca no puede ser considerada una forma de publicidad, sino de relaciones públicas. Además esto reduce la reticencia del público hacia los mensajes y aumenta su credibilidad. Las menciones pueden venir de la mano de artículos, notas de prensa, entrevistas, etc.

No obstante el hecho de no tener que pagar por las apariciones conlleva una desventaja: la marca no las controla, ni puede decidir ningún detalle de su emisión. De hecho, puede ocurrir que tras haber acordado con algún medio la publicación de alguna mención, surja otra noticia más reseñable que finalmente lo impida. Para profundizar en el concepto y características de la publicidad blanca, puedes ver el siguiente vídeo. En él, Fernando Doral, profesor del área de Marketing y Ventas de la Escuela de Negocios y Dirección, te da las claves para comprender este tipo de publicidad.

Te puede interesar: Marketing emocional: más allá del anuncio

Puedes ver el vídeo aquí:

Artículo elaborado por Fernando Doral
Artículo anterior

PUBLICIDAD INTERACTIVA, ESTÁ LLEGANDO Y NO QUIERE MARCHARSE

Artículo siguiente

TRES VÍAS DEL MARKETING PARA TRIUNFAR EN RESTAURACIÓN

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *