Inicio » INFLUENCER, ¿DÍGAME?

INFLUENCER, ¿DÍGAME?

Google+

Tienen miles de seguidores, consiguen cientos de retuits, y todo el mundo reconoce su foto de perfil. Son los influencers, aquellosInfluencer agentes del entorno online que crean los trending topics y difunden contenido. Juegan un papel muy importante en las redes sociales y, desde hace años también en el marketing, pero ¿cómo puede una marca captar su atención?

Toda empresa sueña con que un influencer participe en la promoción de sus productos o servicios. Sin embargo, lograr su implicación es difícil por la maraña de información en la que está sumergida la sociedad actualmente. La competencia es voraz, por lo que un contenido de calidad se convierte en el pilar fundamental de toda campaña de marketing digital. Contenido original, transparente y que aporte valor, es decir, un contenido en el que el influencer pueda confiar.

Un influencer es, ante todo, una persona con una reputación online e imagen de marca estable, consolidada y fuerte. De esta forma, sospesará mucho a quién conceder esa confianza, pero si la ganamos, su poder de influencia le dará a la marca mayor visibilidad y presencia en redes sociales y el entorno digital. El respaldo de autoridad del influencer generará mayor confianza en el público objetivo de la empresa.

Muchos pueden incurrir en el error de pensar que los influencers son únicamente actores, cantantes o modelos que promocionan y publicitan perfumes o artículos de moda. Hay muchos tipos de influencers que pueden colaborar con compañías muy diversas: expertos en recursos humanos, gurús económicos, bloggers, diseñadores, etc. A pesar de los distintos ámbitos y sectores, los influencers podrían agruparse en cinco grandes grupos:

-El falso influencer: en su mayoría son robots o perfiles falsos creados única y exclusivamente para difundir los contenidos de una marca o empresa. Su frecuencia de emisión es muy alta y la diferencia de volumen entre sus seguidores y cuentas a las que siguen es notable. Acudir a este tipo de influencer puede resultar contraproducente pues desprestigiará la marca frente a los usuarios reales. Herramientas como Topsy o Trolldor pueden ayudar a identificar dichos perfiles falsos.

-El que solo habla de sí mismo: hay perfiles, especialmente en Twitter, que tienen una presencia sólida y una comunidad muy amplia, pero únicamente publican contenido sobre sus proyectos y tuitean sobre sí mismos. Conseguir colaborar con estos perfiles es complicado y el valor de su aportación podría no generar los resultados esperados.

-El que genera opiniones: son usuarios que generan ideas y contenido originales y consiguen que se viralice. En este caso no se trata tanto de una cuestión de cantidad sino de calidad. No tienen por qué ser influencers en sí mismos, ni contar con un elevado número de seguidores, pero si conseguir que su comunidad se haga eco de sus opiniones.

-Los que amplifican el contenido: estos hacen honor a la definición exacta de influencer. Cuentan con una marca personal sólida y una audiencia predispuesta a compartir su contenido pues confían en que es de calidad. Además de publicar sus propios contenidos, también enlazan a otras webs y trabajan con otras empresas y marcas.

-Los que distribuyen la información: se trata de perfiles o cuentas que enlazan distintos ámbitos. Establecen puentes de conexión entre comunidades y consiguen que la información trascienda más allá de su sector de origen. Esto sucede principalmente con los medios de comunicación que, por ejemplo ya sea publicando contenido económico o políticos, hacen que llegue a cualquier persona.

Entonces, ¿cómo puedo encontrar a mi influencer ideal? Principalmente buscando en redes sociales, Twitter, Facebook, LinkedIn e Instagram son las más concurridas. Debes atender al número de seguidores, qué contenido publica y retuitea, a qué webs enlaza y qué público tiene. Pero detrás del perfil digital de los influencers, hay una persona: acude a eventos, foros y conferencias y haz networking. Si es posible, conóceles en persona.

Una vez que ya has elegido un influencer, es hora de iniciar las relaciones. Desde la Escuela de Negocios y Dirección, proponemos una serie de acciones básicas:

-Investiga qué tipo de contenido está publicando tu influencer y qué contenido tiene éxito en esa red social y le gusta a su comunidad virtual.

-Plantea el valor añadido que puedes aportar con tus artículos que puedan llegar a captar la atención del influencer y su público.

Comparte su contenido en redes sociales: retuits, likes en instagram o recomendaciones en LinkedIn.

Menciónales, tanto en tus propios artículos y post entre las referencias, como sus cuentas a la hora de difundir en medios.

-Propón el guest posting, es decir, la colaboración e intercambio de artículos. Prueba con una única ocasión y ambas partes quedan satisfechas, se puede entablar una relación profesional continuada.

Mide los resultados: analiza el engagement, backlinks e interacciones generadas como consecuencia de las acciones del influencer. Si los resultados son positivos asienta la estrategia, si por el contrario son negativos, quizá el enfoque no ha sido el adecuado o el influencer no es el que más encaja con tu plan o empresa.

En el marketing digital pocas cosas se consiguen sin la ayuda de los demás. La colaboración de los influencers facilitará esa generación natural y orgánica de leads que los buscadores favorecen para ganar posiciones. Sólo esta vez, déjate influenciar.

 

Artículo anterior

¿ESTANCADO EN EL TRABAJO? CONSEJOS PARA SALIR DE LA RUTINA

Artículo siguiente

SCRIP DIVIDEND, ¿CÓMO QUIERES TUS ACCIONES?

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *