Inicio » ¿Eres consciente de lo que Internet sabe de ti? García Ull nos advierte

¿Eres consciente de lo que Internet sabe de ti? García Ull nos advierte

Las nuevas tecnologías asustan, cuanto más leemos, más dudamos de todo. Internet nos conoce a nosotros más de lo que nos conocemos nosotros mismos. A cada click, cada Me Gusta o cada página que visitamos, Google nos analiza, por lo que todo lo que vemos en nuestra pantalla, ya sea en las redes sociales o en los medios de comunicación, se amolda cada vez más a nuestros gustos. Progresivamente nos vamos acomodando a una realidad que no existe porque ha sido confeccionada a nuestra medida.

Facebook, Whatsapp, Twitter… todo vale para modelar nuestras mentes. Las siguientes palabras son de nuestro docente del MBA de la Escuela de Negocios y Dirección, Francisco José García Ull, que acaba de llegar, hace apenas unos días, de la Universidad de Harvard.

“No nos acercamos a un Gran Hermano como el que predijo George Orwell en 1984, en el que todo el mundo vivía sometido a una sociedad tiránica, sino al mundo feliz de Aldous Huxley, donde una droga es la que ejerce el mecanismo de control. Todo el mundo es feliz y nadie se replantea nada. Y las tecnologías que nos convierten en esclavos son las que amamos”.

Nuestro docente, Francisco José García Ull, acaba de venir del seminario de Harvard

García Ull ha tenido la oportunidad de participar en un seminario gracias a una convocatoria pública del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Se trata del Décimo Seminario de Verano CIS-Harvard en Investigación Sociológica y Política y ha tenido lugar en el Real Colegio Complutense.

Estrategias interesadas en Twitter

El evento ha contado con la participación de investigadores de primera línea dentro de los campos de la sociología y la política. Además, han tenido lugar una serie de talleres en los que estudiantes de doctorado, investigadores y profesores de distintas universidades españolas han podido intercambiar opiniones y debatir sobre los estudios en los que han estado trabajando.

La investigación de García Ull se titula «El impacto de los bots políticos en Twitter en la campaña electoral de las Elecciones Generales Españolas 2015”, basada en un estudio elaborado junto al Dr. Tomás Baviera (Grupo de Investigación MediaFlows). En este trabajo, el docente ha analizado un corpus de cerca de 9 millones de tuits durante la pasada campaña electoral.

Pero…¿qué es un bot? Cualquier cuenta de usuario de Twitter que actúa de forma programada para emitir mensajes mediante una estrategia interesada. En este concepto se incluyen también aquellos perfiles falsos que emiten mensajes. En definitiva, todo intento de publicar mensajes en Twitter que no responda a una opinión espontánea por parte de un usuario real es un bot.

Complejidad para identificar un bot

La Universidad de Indiana ha desarrollado un servicio de detección de bots en Twitter. Con el nombre “BotOrNot”, este programa proporciona una probabilidad de que una cuenta en concreto sea un bot. Su algoritmo toma en consideración más de 1000 características de red, medidas a través de grafos sobre la actividad de la cuenta:

  • Por una parte, las características de usuario, que tienen en cuenta una serie de metadatos relativos al usuario como el idioma o la localización.
  • Las características de amigos, las cuales incluyen estadísticas relativas a las redes de contactos tanto de amigos como de seguidores; las características temporales evalúan los patrones de tiempos de publicación.
  • En cuanto a las características de contenido, están basadas en un procesado de lenguaje natural que detecta pistas lingüísticas.
  • Y por último las características de sentimiento en el texto de los tweets. El algoritmo BotOrNot cuenta con una creciente base de aprendizaje.

Sin embargo, dado que utiliza procedimientos que evalúan el contenido publicado, el programa no asegura una buena fiabilidad si el usuario escribe en un idioma diferente del inglés. Estos estudios ponen de manifiesto la complejidad para identificar un usuario como bot. Al mismo tiempo, confirman las posibilidades que Twitter ofrece a quienes desearan sacar partido a este tipo de programación si les moviera un interés por dar visibilidad artificial a un tema.

Un escenario político tan incierto como el que vivió España en la campaña de las Elecciones Generales de 2015 hacía presagiar que Twitter podría convertirse en un campo de batalla en el que los partidos movilizarían a todos sus usuarios afines. Y como sucede en toda guerra, también cabía imaginar que el “todo vale” se haría presente de algún modo.

Obsesión por conseguir ser Trending Topic

Según García Ull, el análisis de Big Data nos permite afirmar que “cientos de bots han sido utilizados por los principales partidos políticos para incrementar de manera automatizada la difusión y viralización de los mensajes, conseguir Trending Topics e influir en la agenda mediática y en la opinión pública”.

Los principales partidos políticos y sus candidatos emiten en Twitter mensajes de manera automatizada. Estos mensajes son autoreplicados de forma instantánea por decenas de bots, con el objetivo de generar viralización y un mayor alcance.

Reportaje García Ull

El objetivo es generar un Trending Topic, ya que los distintos medios de comunicación utilizan Twitter como fuente de noticias, y los mensajes que consiguen llegar a ser TT en el ámbito político, “son reflejados con frecuencia en la agenda de los medios tradicionales y, por tanto, pueden llegar a influir en la opinión pública”, señala García Ull, que además añade que se trata de una “dinámica viciada” porque el mensaje inicial “consigue influencia y notoriedad gracias a técnicas que adulteran la difusión orgánica de los mensajes en esta red social”.

Ante este panorama, surgen muchas dudas al respecto, ¿todo esto nos hace ser más ignorantes?, ¿hasta qué punto internet controla lo que debemos saber y lo que no?, ¿nos enseñan lo que nosotros queremos ver o lo que ellos quieren que veamos?

Búrbuja de Filtros

Facebook puede ser muy agradable: vemos las actualizaciones con las que estamos de acuerdo y a las personas que mejor nos caen. No aparece ni un solo titular de los periódicos que más nos desagradan y tampoco vemos ninguna novedad de ese tipo tan desagradable al que solo añadimos por compromiso. Y seguro que no para de perseguirte por la red el libro que estuviste viendo días antes en Amazon. Si estás afirmando con la cabeza ha llegado el momento de hablar de la burbuja de filtros, un concepto acuñado por el activista Eli Pariser.

Te puede interesar: El Futuro de las Redes Sociales

Un filtro burbuja es, como su propio nombre indica, ese universo que nos envuelve al realizar nuestras búsquedas.  Los gigantes de Internet se sirven de nuestros datos personales, como por ejemplo, los productos que hemos buscado, las tendencias políticas que tenemos o las webs que consumimos, para ajustar nuestra navegación.

De esta manera, el filtro burbuja es resultante de una búsqueda personalizada para la que se ha tenido en cuenta los clics del pasado, el historial de búsquedas o la ubicación geográfica del usuario. De esta manera, se suceden dos fenómenos: por una parte, nos alejamos de aquella información con la que no simpatizamos o que no coincide con nuestros puntos de vista y nos aislamos en esa burbuja cultural e ideológica, ya que solamente nos llegan contenidos ajustados a nuestras preferencias e intereses.

Personalización de contenidos

¿Qué posibilidades tenemos de descubrir algo diferente si todos los resultados de búsquedas que realizamos están basados en nuestros gustos, preferencias y búsquedas anteriores? ¿Qué nos estamos perdiendo? Es como si viviéramos aislados en un pequeño pueblo sin saber lo que hay fuera pero…¿todo vale para conseguir visitas?

La traducción al castellano de “clickbait” sería cebo de clics y lo que pretende es que a través de un titular con mucho gancho el usuario haga clic en el post y así generar una nueva visita. A simple vista parece lógico, todos intentamos escribir títulos de post que capten la atención del usuario, el problema está en que muchas veces esta técnica llevada al extremo se ha utilizado para llevarnos a contenido de mala calidad o incluso falso.

Muchos sitios virales de imágenes graciosas en internet utilizan la técnica del clickbait para conseguir captar la atención de los usuarios y generar visitas. Además, también ayuda en otros casos a que estos titulares se compartan mucho más en internet y es que por ejemplo en Twitter está demostrado que no nos leemos todo lo que compartimos. En ocasiones vale más un buen titular para conseguir un retweet que un buen contenido.

Libertad restringida

Algunas de las recomendaciones que nos da Eli Pariser son eliminar las cookies y limpiar el historial, ocultar nuestra fecha de cumpleaños o configurar la privacidad de Facebook. Lo que está claro es que las principales redes sociales y motores de búsqueda han apostado por la personalización de contenidos, basándose en nuestros hábitos de navegación.

En lo que atañe a la información periodística, el algoritmo solo nos muestra aquellas noticias que considera de nuestro interés, de acuerdo a nuestros «me gusta» o páginas visitadas. Según García Ull, “es una dinámica perversa porque queda coartada nuestra capacidad de observar la realidad de una manera global”, y esto es debido a que “dejamos de ver aquellas noticias que Facebook o Google no consideran interesantes para nosotros y se restringe, por tanto, nuestra libertad de información”.

Todo esto empieza a ser preocupante, ya que no nos llega la información al 100%, sólo la que Google “cree” que nos interesa. ¿Puede esto suponer el fin del periodismo? García Ull opina todo lo contrario y afirma que éste “es un momento clave” para que los periodistas asuman un papel esencial, “competir con las redes sociales como fuente primaria de información” y está convencido de que ésto “sólo se consigue ofreciendo contenidos periodísticos de calidad, con información rigurosa y contrastada”.

Atraer mayor cantidad de clics

¿cómo podemos conseguirlo? Acabando con las malas prácticas como el “clickbait” y buscar nuevos modelos de negocio. Los títulos sensacionalistas en redes sociales corrompen el ejercicio de contar noticias y la labor periodística, ya que el único fin de este fenómeno es atraer una mayor cantidad de clics. ¿Es posible que estemos exigiendo menos a las redes sociales que al papel?

Por este motivo, “es labor y responsabilidad de toda la comunidad periodística recuperar el espacio que les corresponde, por el bien de la sociedad”, aconseja el docente.

En este momento, según García Ull, “no existe gran diferencia entre las técnicas que utilizan las páginas de enlaces, las de memes o las páginas de contenidos para adultos para atraer tráfico y generar ingresos, que las que utilizan los medios de comunicación digitales más influyentes”. Prueba de ello es que los bloqueadores de anuncios como Adblock Plus “han puesto en jaque tanto a unos como a otros”.

¿Realmente somos conscientes de toda la información que tienen nuestra y lo que hacen con ella? A García Ull este tema le apasiona, y en su tesis doctoral desarrolló un estudio extenso sobre las cookies, por el que se llevó un Cum Laude.

Navegación anónima

Las empresas que recopilan nuestros datos mediante cookies informáticas o tecnologías similares, son conocidas como “Data Controllers” y según los resultados de este estudio, está demostrado que la inmensa mayoría de “Data Controllers” que operan en España “son unos auténticos desconocidos por parte de la sociedad”, ha señalado el docente y añade que “a pesar de los esfuerzos en regular esta materia, no existe transparencia y es probable que compañías como Digilant, Wideorbit o Chartbeat nos suenen a chino”. El problema está en que “quizá nosotros no conozcamos a estas empresas, pero ellas a nosotros nos conocen de sobra”.

Todo esto nos demuestra lo vulnerables que son nuestros datos personales en la red. Una manera de navegar de una forma más anónima en internet es posible con el navegador Tor Browser, que nos permite acceder a internet minimizando el riesgo de que las cookies y muchos otros elementos nos puedan rastrear, sobre todo los medios de comunicación digitales.

Para que la protección de nuestra identidad sea más efectiva, Tor sólo almacena las cookies durante una sesión hasta que lo cerramos o solicitamos una nueva identidad. De esta manera, cuando volvemos a conectarnos o cambiamos de identidad no se podrán relacionar las páginas que vimos en la sesión anterior con las de la actual. Tampoco conserva ningún historial de navegación.

Precisamente, García Ull es un firme defensor de las tecnologías de anonimato a pesar de que “no tienen buena prensa” ya que su utilización desactiva en gran medida la publicidad, que, hasta la fecha, “es la principal fuente de ingresos de los cibermedios”.

Conoce a nuestro docente

Francisco José García Ull (Alzira, 1983) es Doctor en Comunicación por la Universitat de València (2016) y Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Alicante (2006). Ha realizado estancias de investigación en la Universidad de Tartu (2011) y Heinrich-Heine Universität de Düsseldorf (2014). Cuenta en su producción científica con diversas publicaciones en revistas de impacto, capítulos de libro y ponencias en algunos de los principales congresos del ámbito de la comunicación online.

Ha desarrollado su carrera profesional en distintas ciudades europeas, como Londres (2006), Berlín (2013) o Düsseldorf (2014), siendo su especialidad el marketing online, gestión de redes sociales, analítica web y posicionamiento web en motores de búsqueda. En 2012 fue galardonado con el 1° Premio 49k para jóvenes emprendedores, patrocinado por la Universitat de València, Universidad Politécnica de Valencia y Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Desde el año 2014 gestiona la comunicación online de los hospitales del grupo Ribera Salud.

Forma parte desde 2014 del equipo de investigación el proyecto de I+D+i Mediaflows (www.mediaflows.es) (Ministerio de Economía e Innovación, 2014-2016, CSO2013-43960-R), centrado en el análisis de los flujos de comunicación en los procesos de movilización política, que integra las dos líneas de investigación precedentes.

La Universidad Europea Miguel de Cervantes, junto con la Escuela de Negocios y Dirección, ofrece el Máster Universitario en Dirección y Administración de Empresas (MBA).  Una especialización que te permitirá adquirir una visión global de las distintas áreas de una compañía con el objetivo de que adquieras un conocimiento tanto teórico como práctico que te permita acceder a puestos de mando y tomar decisiones eficaces. ¡Pide información sin compromiso!

Artículo anterior

Profesiogramas para la selección de personal ¡en busca del talento!

Artículo siguiente

Entrevista a Google: Eliminando Barreras para Fomentar el Talento

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *