Inicio » ​UCRANIA: EFECTOS ECONÓMICOS DE UNA CRISIS POLÍTICA

​UCRANIA: EFECTOS ECONÓMICOS DE UNA CRISIS POLÍTICA

Google+

b2ap3_thumbnail_edfsf.jpgUcrania es un país estratégicamente situado, ya que está enclavado en la vía natural de acceso a Europa Occidental desde Rusia, por lo que es de importancia capital para la economía rusa. Por este motivo, es de vital importancia para Rusia que se encuentre bajo su órbita de control; por otro lado, los ciudadanos ucranianos se sienten históricamente maltratados por Rusia (al igual que los de las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania), y promueven un acercamiento a la Unión Europea.

También debemos añadir el acuerdo tácito existente entre Rusia y USA de no influir en sus respectivos “patios traseros”, así como la orientación de los intereses económicos de Alemania hacia los países del este de Europa, mientras que Francia los ha orientado más hacia el norte de Africa (Alemania se surte de gas ruso, mientras que Francia y España lo hacen de gas argelino).

Por otro lado, Ucrania es un país pobre, con una economía eminentemente agrícola y que ve pasar por su territorio numerosos productos industriales “sin disfrutarlos”.

La tensión en Ucrania ha existido desde su independencia por la destrucción de la URSS, donde se han producido envenenamientos de dirigentes políticos, levantamientos populares, etc.

¿Y cómo reaccionamos ante este cocktail de intereses?

El incremento de la tensión se ha debido a la decisión rusa de intervenir en territorio ucraniano para defender las bases navales que Rusia tiene en la península de Crimea en Ucrania y que le dan acceso al mediterráneo, así como para dar un mensaje al nuevo gobierno ucraniano sobre los intereses rusos en el país.

Ante esta subida de tensión realizada por Rusia, los países occidentales han contestado de una forma sutil pero muy eficaz: la bolsa rusa se desplomó el lunes un 12%, su prima de riesgo se disparó y los bancos rusos empezaron a sufrir dificultades para financiarse.

A diferencia de momentos históricos anteriores, Rusia ya posee una economía bastante desarrollada, compuesta por oligarcas con importantes intereses empresariales y una pujante clase media. En caso de represalias económicas contra Rusia, la sociedad rusa sufriría importantes pérdidas.

Es importante recordar que Rusia sufrió una importantísima crisis económica en 1998 (que incluso provocó la quiebra del entonces mayor Hedge Fund del mundo Long Term Capital Management) y que su sector financiero no está lo suficientemente capitalizado para hacer frente a la crisis económica que podría generarse si la tensión en Ucrania se eleva a niveles excesivos.

Putin ha intentado rebajar la tensión desde el momento en que ha percibido esta sutil amenaza económica, posiblemente presionado por los empresarios rusos, que ven amenazada la rentabilidad de sus compañías como efecto secundario de la crisis.

¿Qué puede pasar a partir de ahora? Existen 3 escenarios diferentes:

– En el primero de ellos, y al que se le otorga mayor probabilidad (50%) se mantendría la convocatoria de elecciones en Ucrania para el 25 de mayo y la tensión se mantendría elevada pero no iría a más. En este escenario, la bolsa rusa se recuperaría poco a poco de las caídas y aunque las divisas se debilitarían aun más, no habría problemas de suministro energético a Europa (gas) y los bonos corporativos y gubernamentales mantendrían una elevada volatilidad y diferenciales elevados. Podríamos ver problemas en algunos bonos ucranianos

– En el segundo escenario (40% de probabilidades), habría problemas para mantener las elecciones de mayo y la escalada de la tensión se mantendría sin que el Fondo Monetario Internacional pudiera llegar a algún acuerdo. Ucrania y algunas empresas del país tendrían problemas para hacer frente a los pagos de los bonos. En Rusia no deberíamos presenciar dicha situación, aunque los diferenciales se incrementasen claramente .Habría riesgo de recesión en ambos países y podría contagiarse algo al centro/oeste de Europa.

– En el tercer escenario (10% de probabilidades), la escalada de la tensión se incrementa, pudiéndose incluso a fraccionar el país por la intervención rusa. Se interrumpe el suministro de gas a Europa Occidental y Ucrania tiene que reestructurar su deuda aunque incurre en impagos. Algunos bonos rusos correrían la misma suerte tras el aislamiento internacional al país y se ampliarían claramente los diferenciales de los emisores rusos frente a los bonos del Tesoro alemán o norteamericano. Habría un riesgo limitado para las economías de Europa Occidental, pero influiría claramente en el crecimiento económico de la región, ya de por sí muy escaso.

Al haber profundizado un poco más en esta situación, hemos podido conocer un ejemplo de esas guerras económicas que se encuentran soterradas tras las noticias de primera plana.

Texto realizado por: Jaime Madariaga.

Fotografía bajo licencia Creative Commons 2.0 propiedad de Juanedc
Artículo anterior

3 ​MÉTODOS PAGO ONLINE: ¿CUÁL ES CUÁL?

Artículo siguiente

EMPRENDIENDO EN FEMENINO

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *