Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»RATIOS DE RENTABILIDAD: LAS SIGLAS ANTI-RIESGO

RATIOS DE RENTABILIDAD: LAS SIGLAS ANTI-RIESGO

enyd ratios de rentabilidadInversiones, fusiones, buyouts, forward covers…. Toda operación financiera conlleva un riesgo económico, especialmente en tiempos de inestabilidad como el generado por la crisis. Pero con los instrumentos adecuados se puede hacer una estimación de dicho riesgo y la rentabilidad a obtener y apostar sobre seguro. ¿Conoces los ratios de rentabilidad?

La rentabilidad del riesgo

Los ratios de rentabilidad permiten medir la rentabilidad de una empresa, producto o entidad. Son operaciones matemáticas que ponen en relación elementos como pérdidas y ganancias o capital y beneficio para valorar la utilización eficiente de los activos en relación a las operaciones financieras. Gracias a estos ratios las compañías serán capaces de invertir en negocios que generen el mayor rendimiento posible respecto al capital invertido y el riesgo asumido.

Existen multitud de ratios en función de si incorporan, en sus cálculos, el riesgo y/o capital invertido. Estos son algunos de los ratios más empleados en el día a día de un negocio:

  • ROE: Return of Equity. Este indicador mide el beneficio obtenido en la operación en relación con los fondos propios o los activos de la empresa.
  • ROTE: Return of Tangible Equity. Muy similar al anterior, pero en este caso, excluye del capital aquellos elementos intangibles como preferentes o el fondo de comercio.
  • ROA: Return of Assets. Establece la relación entre el rendimiento y los activos totales de la empresa.

Estos tres dan una visión más ajustada de la situación y realidad de la entidad, al no incluir el riesgo ni el capital invertido. Sin embargo, los siguientes ratios si incluyen dichos elementos y por lo tanto, ofrecen información de la rentabilidad ajustada al riesgo:

  • RORWA: Return of Risk-weighted Assets. Se trata de una profundización del ROA. Este ratio de rentabilidad relaciona el capital con los activos ponderados por el riesgo.
  • RAROC: Risk-adjusted Return on Capital. Permite averiguar la rentabilidad real de las actividades llevadas a cabo por la entidad respecto a la inversión de capital que suponen. Se calcula dividiendo el beneficio ajustado al riesgo entre el capital.

Dentro de este último indicador, se pueden distinguir dos ratios más según el elemento que ocupe el denominador y el numerador:

  • RORAC: Return on Risk-adjusted Capital. El resultado se obtiene de la división del beneficio obtenido entre el capital ajustado al riesgo.
  • RARORAC: Risk-adjusted Return on Risk-adjusted Capital. La cifra resultante se produce de la división entre el beneficio y el capital, pero esta vez, ambos ajustados al riesgo.

Ahora ya conoces algunos de los ratios que te permitirán calcular la rentabilidad de la próxima inversión de tu negocio. ¡Ponte a calcular y apuesta al caballo ganador!

Artículo anterior

KNOWMADS: EMPLEADOS DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Artículo siguiente

MICROMOMENTOS: IR, HACER, COMPRAR, SABER

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *