Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»NEGOCIOS MINORISTAS: LOS VIUDOS DEL BLACK FRIDAY

NEGOCIOS MINORISTAS: LOS VIUDOS DEL BLACK FRIDAY

negocios_minoristas_black_friday_enyd

El Black Friday, que nació como una iniciativa para propulsar el consumo y aumentar las ventas de las empresas, parece haber mutado en un incubo para los negocios minoristas estadounidenses.

A pesar de que el número de compras ha aumentado en comparación con el año pasado, los datos extraídos unos días después de la celebración de dicho evento no son nada alentadores en lo que a volumen de ventas se refiere. En cifras: el gasto medio por consumidor fue de 407.02 dólares, esto es, un 3.9% menos que en la convocatoria del año anterior según una encuesta comisionada por la Federación Nacional de Minoristas (cuyos datos para la encuesta se obtienen de información de las cajas registradoras de los centros comerciales y de los sitios de internet). Lo que indica que será una etapa complicada para los minoristas, dado que el Black Friday refleja el ánimo de consumo de la sociedad en estas fechas y supone en torno al 40% de las ganancias anuales de esta modalidad de negocio.

Por ello, los minoristas están llevando a cabo varias estrategias de marketing alternativas para aumentar su volumen de ventas como son:

Adelantarse al Black Friday: los minoristas se adelantan a esta fecha para ofrecer descuentos atractivos a sus clientes con el fin de aumentar sus ventas.

Black Friday de 48 ó 72 horas: son muchos los minoristas que, iniciando el día oficial, deciden mantener sus descuentos durante un par de días o tres más para motivar e incentivar las compras navideñas.

Venta vía web: apostar por alternativas al modelo de negocio tradicional haciendo uso de la web para maximizar sus ventas en días clave como el Cyber Monday e intentar aumentar, de este modo, su margen de ganancias, es una práctica cada vez más habitual entre los minoristas.

Estos resultados ponen de manifiesto la situación económica estadounidense (que, se podría ampliar a mundial) y el control del gasto por parte de la sociedad. Asimismo, refleja la competitividad extrema entre las empresas y la necesidad de diversificar o planificar sus estrategias de marketing para intentar aumentar su volumen de ventas en la campaña navideña a la par que focalizarse en el mundo digital.

¿Aprovechaste el Black Friday para adelantar tus compras navideñas?, ¿consideras estas estrategias efectivas?, ¿es viable para las pequeñas empresas ofrecer este tipo de descuentos por los que abogan las grandes compañías?

Artículo anterior

LA RETRIBUCIÓN VARIABLE Y SU COTIZACIÓN

Artículo siguiente

​HACIENDA ANUNCIA NOVEDADES EN LOS IMPUESTOS ESPECIALES

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *