Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»LOS MERCADOS FINANCIEROS ESPAÑOLES (I): RENTA VARIABLE

LOS MERCADOS FINANCIEROS ESPAÑOLES (I): RENTA VARIABLE

mercados_financieros_españoles_renta_variable.jpgLos mercados financieros españoles se encuentran organizados a partir del holding empresarial BME: Bolsas y Mercados Españoles.

Podemos dividir la actividad de BME en los siguientes campos:

1) Renta variable

2) Renta Fija

3) Derivados

4) Compensación y liquidación

5) Otros campos: Difusión de información, Consultoría, nuevas tecnologías y formación.

RENTA VARIABLE

Por Renta Variable entendemos el mercado financiero en el que se realiza la compraventa de acciones representativas del capital social de las empresas cotizadas. Es lo popularmente conocido como “la Bolsa”.

Aunque antiguamente la contratación se realizaba a viva voz o “en corros”, actualmente se realiza de forma electrónica. En otros mercados, sigue manteniéndose el sistema de corros que solemos ver en TV ( Ej: NYSE en Nueva York), pero cada vez se opta más por la contratación electrónica (Ej: NASDAQ) ya que permite un mayor volumen de negociación y un número casi infinito de participantes.

Dentro de la renta variable española, podemos destacar tres submercados:

1)SIBE: Sistema de Interconexión Bursátil Español:

Es el mercado electrónico más importante, en el que cotizan la mayoría de las acciones del mercado español. Acapara cerca del 90% del volumen negociado en acciones españolas. El mercado funciona de forma continua entre las 9 de la mañana y cierra a las 17.35. Los precios de apertura y de cierre se determinan mediante una subasta en la que el precio de apertura o cierre viene marcado por aquel precio que permite se negocie un mayor volumen.

2)LATIBEX:

Es el mercado en el que cotizan en euros los grandes valores latinoamericanos. De esta forma, facilita el acceso a la inversión en valores latinoamericanos sin tener que realizar transacciones en las divisas de esos países.

3)MERCADO ALTERNATIVO BURSÁTIL

En este mercado cotizan diferentes segmentos:

Empresas de reducida capitalización: los requisitos para cotizar en este mercado son más laxos que en el SIBE. Con este segmento se busca facilitar el acceso a la financiación de empresas pequeñas que buscan su expansión. Dos ejemplos de gran éxito en este sector son Gowex (redes WIFI) y Carbures Europe (Fibra de carbono). Es un tipo de mercado que existe en la mayoría de los países desarrollados.

Instituciones de inversión colectiva: es la forma más fácil de invertir en SICAV´s o fondos de inversión o de pensiones. Se pueden comprar o vender participaciones a su valor liquidativo diario.

Empresas de Capital Riesgo: son empresas que invierten en empresas no cotizadas. Su horizonte de inversión habitual es de 5 a 7 años. Al cotizar en este mercado, se provee de liquidez a los inversores que deseen comprar o vender participaciones en momentos diferentes del lanzamiento o reembolso.

Sociedades de Inversión Libre (SIL): es la versión española de los Hedge Funds. Lamentablemente, la excesiva regulación y las trabas que pone la CNMV a la creación de este tipo de fondos impide que tenga un desarrollo adecuado, ya que los promotores de estas sociedades prefieren crearlas en otras jurisdicciones más favorables.

Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMI): son sociedades anónimas que obtienen una fiscalidad más favorable a cambio de dedicar su actividad a la adquisición, promoción y rehabilitación de activos de naturaleza urbana para su arrendamiento. Es un sector que acaba de comenzar su desarrollo, ya que la primera SOCIMI española empezó a cotizar en Noviembre de 2013.

Artículo realizado por Jaime Madariaga

Artículo anterior

INFOGRAFÍA: JUST IN TIME

Artículo siguiente

7 CONSEJOS PARA UNA REUNIÓN EFECTIVA

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *