Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»¿Qué son la Tasa Tobin y la Tasa Google?

¿Qué son la Tasa Tobin y la Tasa Google?

El Consejo de Ministros ha aprobado los Proyectos de ley de la Tasa Tobin y la Tasa Google. Unas medidas que ya presentó el año pasado, pero que no pudieron salir adelante debido al adelanto electoral, tras ser rechazados los Presupuestos Generales del Estado. El Ejecutivo quiere contar con estos ingresos en el presupuesto de este año, por lo que espera recaudar unos 850 millones de euros con la Tasa Tobin y 968 millones de euros con la Tasa Google, aunque lo más probable es que la liquidación de la Tasa Google se aplace hasta final de año para evitar aranceles por parte de Estados Unidos.

A pesar de su aprobación, muchos ciudadanos desconocen qué es la Tasa Tobin. Se trata de un impuesto destinado, originalmente, a gravar las operaciones de conversión entre divisas que se producen al contado

Cuando James Tobin, el economista, ideó la tasa en los años 70, la creó con el fin de reducir la especulación y la volatilidad, inicialmente solo del mercado de divisas. La tasa española se inspira en la Tobin, pero según Sergio García, Coordinador del Máster Oficial Online en Dirección y Planificación Financiera de la Escuela de Negocios y Dirección – ENyD, “no es exactamente igual”. La idea inicial de este impuesto era penalizar la especulación monetaria en el corto plazo, ya que pensaba que esta especulación provocaba movimientos masivos de fondos que podían desestabilizar los tipos de cambio.

Además, este impuesto no estaba destinado a ser pagado por los consumidores sino por los intervinientes en el mercado financiero, al ser un medio para controlar la estabilidad de la moneda de un país.

Según Sergio García, esta tasa “afecta a todos los compradores o vendedores (residentes o no) de acciones españolas de empresas, que tengan una capitalización bursátil (valor de mercado del total de sus acciones), superior a 1.000 millones de euros”. Además, añade el docente, “no estarán sujetas al impuesto las salidas a bolsa, las reestructuraciones empresariales, las operaciones entre sociedades del mismo grupo ni las cesiones de carácter temporal”.

Te puede interesar: Aumenta un 30% el porcentaje de Mujeres Directivas en España

Se trata, según Sofía Ruiz, docente del Máster en Finanzas de ENyD, de un impuesto indirecto vinculado con las operaciones de compra-venta de acciones de empresas españolas, que cotizan en un mercado de la Unión europea u otro mercado equivalente, con una capitalización bursátil superior a 1000 millones de euros y con independencia del país de residencia del Intermediario de la operación.  Igualmente, “van a estar gravadas por este impuesto otras operaciones como las operaciones intradía o los certificados de depósitos (como los ADRs); la conversión de obligaciones convertibles en acciones y los derivados vinculados al mercado de acciones”.

La Tasa Tobin (Impuesto sobre Transacciones Financieras) afecta a 61 empresas, es decir, sociedades españolas con una capitalización bursátil de más de 1.000 millones de euros, cuyas acciones se someterán a gravamen. El volumen de transacciones de estas empresas arroja que tributarán las compraventas de acciones de 425.000 millones de euros, el 90,5% del total contratado en las bolsas españolas. Según plantea el Ministerio de Hacienda, antes del 31 de diciembre publicará la relación de empresas cuyas acciones están sujetas al impuesto y que serán las que superen los 1.000 millones de capitalización a fecha 1 de diciembre del año anterior.

Hasta el momento, ningún país se había decidido a implantarlo, siendo Francia el pionero en Europa, implantando una tasa del 0,3% en el año 2012. El Tribunal de Cuentas de ese país reconoce que, los más perjudicados son los clientes finales. En el caso de España empezó a plantearse a principios de 2019, pero la incertidumbre política y las elecciones paralizaron el proyecto.

El objetivo de esta tasa, según el docente de ENyD, es, en teoría, “frenar la especulación”. Sin embargo, “el importe de la tasa hace que en realidad sólo sea disuasorio para los pequeños inversores, no para los grandes capitales, que son los que realmente pueden provocar volatilidad en los mercados vía sus movimientos especulativos”.

Por su parte, la Tasa Google (Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales), según el docente del Máster Oficial Online en Dirección y Gestión en Marketing Digital y Social Media, Nacho Somalo, es un impuesto a las transacciones digitales que gravan la venta de las empresas en lugar de los beneficios. “Un modo por el que los políticos de países que están perdiendo la batalla digital piensan que van a pillar algo”, matiza.

la Tasa Tobin y la Tasa Google

Concretamente, este impuesto ha sido ideado para “evitar el traslado de carga fiscal que estas empresas pueden hacer a territorios de baja fiscalidad dado lo “etéreo” de su actividad y la dificultad de establecer el lugar de generación de los ingresos”, matiza Sergio García, docente de ENyD.

Según la normativa, “se contemplan tres hechos imponibles: la publicidad online dirigida a usuarios de páginas web, los servicios digitales de intermediación que permitan facilitar entregas de bienes o prestaciones de servicios, y la venta o cesión de datos a sitios de Internet”, explica Sofía Ruiz. 

¿Cuándo, cómo y quién paga la Tasa Tobin y la Tasa Google?

La Tasa Tobin recae sobre el inversor, pero lo recaudarán las agencias y Sociedades de Valores (comúnmente llamados Brokers, que lo cargarán a sus clientes y lo ingresarán a Hacienda). Por su parte, la Tasa Google recae directamente sobre las empresas digitales para asegurar un mínimo de recaudación, sobretodo las grandes plataformas digitales: Amazon, AliExpress, Facebook, Google, etc.

Los más afectados son los pequeños inversores, ya que “se encarecen las operaciones de compraventa de acciones de empresas españolas”, explica Sergio García, que añade que “si bien el importe no parece muy significativo, 0,2% en cada operación, puede perjudicar la rentabilidad, además de añadirse a las comisiones que pagan los inversores, algunas de las cuales son ineludibles, ya que están marcados por las Bolsas”.  Este encarecimiento de la operativa podría influir negativamente en el volumen de la negociación de las acciones al sumarse a otros costes de gestión y liquidación.

Además, «es muy probable que el peso final de la tasa recaiga sobre los consumidores finales, si las empresas repercuten la tasa a sus servicios. Si bien para muchos de los consumidores finales sus servicios son gratuitos, para pymes, autónomos y demás no lo son, y estos pueden ver encarecido el coste de esos servicios, que probablemente repercutan a sus clientes finales», señala Sergio García.

la Tasa Tobin y la Tasa Google

Es importante tener presente que este tipo de medidas pueden tener un impacto negativo en la economía española, en el caso de que no se aprobase de manera armonizada en la Unión Europea. Preguntado por las consecuencias que puede traer la Tasa Tobin, el docente de ENyD ha destacado que, por un lado, “los mercados españoles pueden perder peso y competitividad entre los mercados financieros internacionales, y pueden desviarse capitales a otros mercados, ya sea europeos, americanos, asiáticos, etc”.

Por otro, admite que “puede suponer que aumente el interés de los inversores por las empresas de media y baja capitalización, que no se verán afectadas (SmallCap y MidCap), y un auge de los Mercados Alternativos (MAB). También puede desplazarse inversión a otros productos: CFD’s, criptomonedas, divisas, renta fija, fondos de inversión, etc”.

Te puede interesar: Entrevista a Selecting: La ingeniería española, a la vanguardia del mundo

En el caso de la Tasa Google, como no podía ser de otra manera, lo pagaremos los consumidores. Según Nacho Somalo, “Amazon ya ha anunciado que trasladará ese nuevo coste a las comisiones de los vendedores y estos tendrán que subir el precio para no perder dinero”. Además, añade que “todos los impuestos los pagamos todos, ya que las empresas los trasladan a los consumidores siempre”. Para Somalo, esta tasa “es un error mayúsculo, ya que alejará la innovación y dificultará el desarrollo digital”. 

¿Cuál es la situación en Europa?

En Europa no acaba de haber acuerdo y de momento no hay un frente común. Pero según Sergio García, “hay una cooperación entre 10 países: España, Alemania, Francia, Italia, Eslovenia, Austria, Portugal, Eslovaquia, Grecia y Bélgica para introducir una tasa Tobin común”.

la Tasa Tobin y la Tasa Google

Además, el temor a las represalias también ha forzado al Gobierno español a postergar la recaudación de la Tasa Google (rebajada a los 968 millones de euros de los 1.200 iniciales) hasta el 20 de diciembre. La Ministra Montero ha detallado que la recaudación prevista para la Tasa Tobin sí se mantiene en 850 millones de euros, pero los ingresos que se calculan con la Tasa Google se han reducido en unos 232 millones de euros debido a la ralentización de la economía y a la experiencia de otros países que ya lo han implementado.

Habrá represalias. Según Sergio García “es probable que grandes bancos, fondos de inversión o compañías de seguros, reestructuren sus carteras y tengan en cuenta el valor de esas tasas a la hora de tomar sus decisiones de inversión, por lo que sus ingresos en España podrían caer, y por tanto, el efecto recaudador de la tasa se vea reducido (algunas estimaciones sugieren que compensaría hasta la mitad de esos 850 millones)”.

Como conclusión, y según el docente del Máster Oficial Online en Dirección y Planificación Financiera, Máximo Santos, “las abruptas caídas que están acaeciendo estos días en los mercados bursátiles ponen completamente en cuestión la puesta en marcha de la Tasa Tobin”. En este sentido, añade que “hay que tener en cuenta que la caída en la capitalización bursátil en estas últimas sesiones ha sido muy importante en las grandes empresas españolas, lo que reduce notablemente el número de empresas que se verían afectadas por esta tasa (la recaudación sería muy inferior a la inicialmente prevista) y sólo serviría para añadir aún más presión a un mercado extremadamente tenso en estos momentos”.

Artículo anterior

Aumenta un 34% el porcentaje de Mujeres Directivas en España

Artículo siguiente

Convenios Colectivos y Negociación Colectiva

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *