Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»LA CONCENTRACIÓN EMPRESARIAL: CAMINO HACIA EL OLIGOPOLIO

LA CONCENTRACIÓN EMPRESARIAL: CAMINO HACIA EL OLIGOPOLIO

b2ap3_thumbnail_oligopolio.png

Microsoft, Google, Alsa, Bimbo, Aena. Cuando se piensa en estos nombres, se piensa en empresas líderes en su sector. Multinacionales que operan en cientos de países con una reputación consolidada y una presencia sólida en el mercado. Son claros ejemplos de confianza del consumidor y de fidelización, pero ¿cómo han llegado hasta dónde están?

Muchas de esas grandes empresas han alcanzado el éxito gracias a la calidad de sus productos, a su posicionamiento entre el público y a extraordinarias campañas de marketing, además de su feroz competitividad. Lo que los anteriores nombres tienen en común es que se trata de conglomerados empresariales, es decir, empresas y organizaciones concentradas en un mismo grupo.

En febrero de este mismo año, Rocket Internet, un conglomerado de empresas tecnológicas alemán adquirió La Nevera Roja, start up dedicada al reparto de comida a domicilio, por 80 millones de euros. Ésta se unió junto con Foodpanda, Delivery Hero, Hellofresh y Pizzabo en una agrupación denominada Global Online Takeaway.

Más tarde, Bimbo comunicó la adquisición de Panrico por 190 millones de euros. En los últimos años, Microsoft ha adquirido Skype y Facebook. Google ha hecho lo mismo con Youtube, y Telefónica con Canal+. La compra de empresas, especialmente entre organizaciones enfrentadas, es una tendencia cada vez más implantada en el mercado, y que parece haberse acrecentado con la crisis económica.

El caso anti-monopolio más reciente en nuestro país es la alianza entre Orange y Vodafone contra Telefónica ante su dominio de la distribución de contenidos y la banda ancha. A nivel Europeo, destaca la demanda interpuesta por la UE contra Google por abusar de su posición en el mercado de buscadores para favorecer sus propios intereses.

La concentración empresarial extiende sus límites más allá del sector o ámbito de la empresa original. Es el caso de Amazon, que empezó como un ecommerce dedicado a los libros y actualmente es una de las mayores tiendas online de todo tipo de productos. Sus servicios abarcan desde la paquetería y las compras, hasta la nube electrónica, la producción audiovisual o la distribución de alimentos.

Actualmente, se rumorea que Google podría comprar Twitter, y así, anexionado a YouTube, convertirse en la principal plataforma comunicativa e informativa a nivel mundial. La tendencia hacia el oligopolio en algunos ámbitos y sectores de la industria es clara. La concentración de cuota de mercado en unas pocas organizaciones amenaza con destruir un tejido empresarial formado por pequeñas y medianas empresas. El movimiento de capital entre los mismos nombres puede impedir el desarrollo de nuevas formas de negocio, de nuevos productos y servicios, de una incorrecta distribución del empleo, y en general un estancamiento de la economía.

La recuperación económica apuesta por la diversificación empresarial y el emprendimiento, dando lugar a un tejido financiero más complejo, rico y variado.

 

Artículo anterior

CÓMO CONSEGUIR EL SELLO DE PYME INNOVADORA

Artículo siguiente

REBRANDING: PEQUEÑO GRAN CAMBIO.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *