Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»​INFLACIÓN O DEFLACIÓN: HE AHÍ LA CUESTIÓN

​INFLACIÓN O DEFLACIÓN: HE AHÍ LA CUESTIÓN

inflacion-deflacion-enydEl Banco Central Europeo ha vuelto a protagonizar un episodio más dentro de la larga serie que está suponiendo su desarrollo como organismo regulador de la economía europea.

Diferentes gobiernos y ministros han dirigido sus críticas contra el BCE por su inmovilismo e indiferencia ante la situación económica vivida en cada uno de los países afectados.

Los mercados esperaban ansiosos la comparecencia de Mario Draghi, presidente del BCE, pero parece que éste, en un nuevo ejercicio de elegancia dialéctica, ha anunciado que las cosas seguirán tal y como estaban. En otras palabras, que los tipos se mantienen al 0,25% (su mínimo histórico desde noviembre) y que no se adoptará ninguna otra medida para combatir la baja inflación, dato que ha crecido por debajo de lo esperado y que según los portavoces de los países miembro, no se ha estimulado suficientemente desde el Banco Central.

El Ministro de Economía y Competencia, Luis de Guindos, ha calificado el dato como “poco positivo para un país como España”, ¿por qué?

Qué es la inflación

Podemos definir la inflación como un desequilibrio entre oferta y demanda, producido por el incremento de los precios, lo que a su vez, disminuye el poder adquisitivo. Las variaciones respecto a este dato en España son apreciables mediante el Índice de Precios al Consumo (IPC), y en la zona euro, con el Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC).

Un aumento mesurado de los precios es visto como un buen síntoma económico, pues un volumen mayor de dinero en circulación sirve para que suba el Producto Interior Bruto (PIB) y crezcan los ingresos; una economía que va a más, hace que las empresas se consoliden y resulta más atractiva de cara al potencial inversor. Sin embargo hay que extremar la precaución con esto: un aumento descontrolado de los precios hace aflorar la pobreza y genera descontento social.

He aquí el motivo por el cual el Gobierno necesita una mayor inflación: la recaudación estatal no es la deseada, lo que en un país tan endeudado como el español, es una necesidad perentoria. Una inflación más elevada y sostenida, serviría para recaudar más.

Así mismo, cabe reseñar que por mucho que suban los ingresos, la deuda no varía, aunque siempre será preferible eso a un descenso de los mismos, que es lo que sucede con la deflación.

Qué es la deflación

“Un fantasma recorre Europa y se llama deflación”. Diversos medios y representantes gubernamentales de la eurozona reclaman a Mario Draghi que pase de una vez por todas a la acción y ahuyente viejos temores económicos, ¿por qué?

La deflación suele ser consecuencia de la caída de la demanda; los precios caen y ello hace que las economías se resientan. Las empresas aumentan los despidos para recuperar terreno competitivo y no se fomenta el consumo, porque “¿para qué me voy a comprar un piso ahora si mañana va a estar más barato?”

Ante un contexto deflacionista, los estados recaudan menos, y los niveles de deuda crecen. Ello explica por qué la baja inflación ofrecida por el BCE hace aflorar sudores fríos a los representantes políticos de la zona euro, (en especial a los de los más endeudados); ya que agrava los males económicos conviene alejarla al máximo.

Esto es bien sabido por la FED estadounidense, a cuya cabeza el ya sustituido Ben Bernanke ha estado luchando a brazo partido, y también algo saben los japoneses, pues apenas están viendo la luz ahora tras casi 30 años de una situación económica deflacionista y recesiva.

Los últimos datos ofrecidos por Mario Draghi reflejan una inflación negativa (se ha pasado del 0,7% al 0,5%), cuando el objetivo establecido es del 2%. De seguir así la tendencia, el italiano declaró que se tomarán “medidas no convencionales” ya que la baja inflación “va a continuar hasta 2016”.

Artículo anterior

CÓMO ENGORDAR EL CARRITO DE COMPRA DE UN ECOMMERCE

Artículo siguiente

QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE DISPLAY BENCHMARKS DE GOOGLE

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *