Inicio » FIAT – CHRYSLER: UNA FUSIÓN NECESARIA

FIAT – CHRYSLER: UNA FUSIÓN NECESARIA

Google+

FIAT_CHRYSLER_fusión_necesaria

Fiat ha completado la compra del fabricante americano de vehículos Chrysler, convirtiendo a esta empresa en integrante del grupo automovilístico Fiat. Pero, ¿qué hay detrás de esta compra?

La idea de Fiat es utilizar los recursos combinados de ambos fabricantes para dar la vuelta a los rendimientos negativos que obtiene ahora en Europa. Por otro lado, Chrysler estaba posicionado en un sector muy incómodo del mercado: demasiado grande para ser una marca “elitista” y demasiado pequeño para poder alcanzar suficiente cuota de mercado para poder amortizar las inversiones en tecnología mediante un gran volumen de ventas.

Tras más de un año negociaciones, Fiat anunció el pasado 1 de Enero que había alcanzado un acuerdo por un importe de 4,35 billones de dólares para alcanzar el control total de Chrysler convirtiendo a la nueva empresa en el séptimo mayor fabricante mundial de vehículos.

Los inversores y analistas han vigilado atentamente las negociaciones, puesto que la consecución del objetivo de Fiat de dar a la vuelta a sus negativos resultados en Europa depende de su capacidad para estrechar lazos con Chrysler y obtener sinergias.

El negocio americano es un centro de beneficios para Fiat aunque las dos compañías todavía están obligadas a llevar sus finanzas de forma separada; una fusión total haría más sencillo combinar las disponibilidades de caja de cada compañía, otorgando a Fiat una vía de acceso a más fondos para reorganizar su gama de productos.

Otro asunto pendiente es la posibilidad de que Fiat mueva su base de operaciones fuera de Italia, donde fue creada hace 115 años. Esta decisión, esperada por todos los analistas, crearía una gran polémica dentro de Italia donde se considera a Fiat uno de los iconos fundamentales de la industria italiana; recordemos que marcas como Ferrari o Maserati pertenecen al Grupo Fiat.

Esta última adquisición es un ejemplo de una tendencia que se viene produciendo en el sector automovilístico en los últimos años: una concentración de fabricantes en grandes grupos de tal forma que puedan amortizar más fácilmente las grandes inversiones en tecnología que son necesarias en el sector. Además, se está favoreciendo la utilización de las mismas plataformas de vehículos para diferentes marcas y de incluso los mismos motores con acuerdos entre marcas de grupos totalmente diferentes; esta es una tendencia que continuará el futuro.

De esta forma, los próximos años seguiremos viendo concentración en el sector del automóvil; incluso es muy probable que presenciemos la entrada de fabricantes chinos como accionistas de grandes grupos automovilísticos mundiales.

Artículo elaborado por Jaime Madariaga
Artículo anterior

CÓMO CONCILIAR LA VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL DESDE RECURSOS HUMANOS

Artículo siguiente

​¡FELICES 30, MACINTOSH!

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *