Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»​EL RESCATE BANCARIO ESPAÑOL

​EL RESCATE BANCARIO ESPAÑOL

Rescate_bancarioEn Junio del 2012, el gobierno español solicitó a la Unión Europea ayudas para sanear el sector financiero español.

El importe de los fondos puestos a disposición del gobierno español fue de 100.000 millones de Euros. Antes de perdernos en una maraña de números analicemos lo que éstos representan:

– La cantidad puesta a disposición representa un importe de más de 2000€ por español.

– La cantidad puesta a disposición representa el 10% del valor de todos los productos, bienes y servicios generados en España en 2012 (PIB España 2012 = 1.029.002M de €).

La cantidad finalmente utilizada por el gobierno español fue de 41.300M de €, lo que representa:

– 873€/ español

– 4,01% del PIB español 2012

Recordemos que estas ayudas se instrumentaron como préstamos con un interés medio cercano al 3%. En ningún caso se ha tratado de “dinero dado a los bancos” como demagógicamente han mencionado muchos políticos, sino de dinero “prestado a los bancos” y que éstos deben devolver.

Estas cifras representaron una importante inyección de reservas al sector financiero español con las que podría hacer frente al peor de los escenarios posibles. En Junio del 2012, la desconfianza hacia el sector financiero español era notoria y pocos inversores estaban dispuestos a arriesgar en este sector. El apoyo financiero de la Unión Europea sirvió para crear un cortafuegos que redujera el riesgo de caída del sector, que podía arrastrar con él al resto de la banca europea.

La situación actual es muy diferente a la de hace 18 meses. Los inversores han percibido que “lo peor ya ha pasado” y están perdiendo el miedo a invertir en el sector financiero español. Las emisiones de deuda se colocan con mayor facilidad y a intereses más bajos y algunos inversores están tomando participaciones accionariales en bancos españoles.

No cabe duda que el soporte de la Unión Europea constituye un paracaídas eficaz, pero la labor de desapalancamiento de las entidades financieras españolas también ha ayudado, así como la facilidad de valoración de sus balances (salvo el riesgo derivado del sector inmobiliario).

La banca española ha sido muchas veces acusada de poco sofisticada, puesto que no suele arriesgarse en productos financieros exóticos (esta grabación de dos minutos de Emilio Botín hablando en «inglés de Oxford” de 2008 resume la visión de la banca española sobre estos productos: “if you don´t fully understand an instrument, don´t buy it”)

Esta falta de sofisticación ha facilitado una limpieza más rápida de los balances y, por tanto, una recuperación de la confianza en nuestro sector financiero. El FROB se ha visto obligado a recapitalizar algunas entidades (especialmente antiguas Cajas de Ahorro), convirtiéndose en accionista mayoritario o único de NovaCaixaGalicia, Bankia, Caixa Catalunya, etc.

Tras sanear estas entidades, el estado español las está poniendo a la venta y se percibe fuerte interés por adquirirlas por parte de entidades españolas y extranjeras, con menor coste para el estado español que en operaciones anteriores (CAM, etc), ya que no incluyen esquema de protección de activos.

Así mismo, algunos inversores mejicanos han suscrito una ampliación de capital del Banco Popular.

En resumen, la situación del sector financiero español ha mejorado notablemente en estos 18 meses y el “rescate suave” ha tenido efectos muy positivos. Como ciudadanos puede “dolernos” que el estado haya apoyado a este sector desatendiendo otros servicios que tiene obligación de prestar, pero de no haberlo hecho, podríamos habernos enfrentado a un hundimiento global y absoluto de la economía española y de sus ciudadanos.

Publicado por: Jaime Madariaga.
Artículo anterior

SIGUE IMPACTANDO

Artículo siguiente

ATENTOS AL BUSCADOR

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *