Inicio » CLAVES PARA EL CIERRE CONTABLE

CLAVES PARA EL CIERRE CONTABLE

Google+
claves para el cierre contableSon 3 las principales claves fiscales a tener en cuenta al cierre del ejercicio:
I.- Conciliación entre la base imponible y el resultado contable.
Se trata de explicar la diferencia entre el resultado neto de ingresos y gastos y la base imponible. 
Se pueden deber a:
– Cuota del Impuesto sobre Sociedades (diferencia permanente).
– Multas, sanciones penales y administrativas, recargo de apremio y recargo por presentación fuera de            plazo de declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones (diferencia permanente).
– Liberalidades (diferencia permanente).
– Dotación a la provisión para impuestos (diferencia permanente).
– Dotaciones a fondos de pensiones (diferencias temporales).
– Dotación a la provisión para insolvencias de tráfico (diferencias permanentes o temporales).
– Exceso de amortizaciones (diferencias temporales).
– Libertad de amortización (diferencias temporales).
– Contratos de arrendamiento financiero (diferencias temporales).
II.- Registro contable del impuesto corriente y diferido.
El impuesto sobre sociedades se contabilizará en la cuenta de pérdidas y ganancias, salvo que esté asociado con un ingreso/gasto registrado en el patrimonio neto, en cuyo caso, debe reconocerse directamente en el estado de ingresos y gastos reconocidos.
III.- Información fiscal en la Memoria.
En el PGC, se dedica un extenso apartado a la confección de la Memoria(1), siendo que lo relativo al informe fiscal lo hallamos en su apartado número 12(2), en el cual, entre otros, se deberá informar sobre:
– Desglose del gasto o ingreso por impuestos sobre beneficios.
– Impuesto a pagar a las distintas jurisdicciones fiscales, detallando las retenciones y pagos a cuenta             efectuados.
– Resto de diferencias permanentes señalando su importe y naturaleza.
– Cambios en los tipos impositivos aplicables respecto a los del ejercicio anterior.
– Cualquier otra circunstancia de carácter sustantivo en relación con la situación fiscal.
Publicado por: Pablo Gonzálvez Ortega
Artículo anterior

Greenwich cada vez más cerca

Artículo siguiente

EVITANDO EL SUDOR FRÍO DE UNA INSPECCIÓN

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *