Home»Business Revista Digital»Economía y Finanzas»BARCELONA Y LA REGULACIÓN DEL SECTOR TURÍSTICO

BARCELONA Y LA REGULACIÓN DEL SECTOR TURÍSTICO

enyd impuesto turísticoEspaña es conocida por toda Europa por su paisaje, su gastronomía y su cultura. Es uno de los destinos turísticos preferidos por los habitantes de la unión, especialmente los que provienen del norte. Pero detrás del sol, la playa y los viajes, se encuentra todo un debate sobre la regulación de los alojamientos.

España lidera actualmente el ranking bienal mundial de competitividad turística elaborado por el Foro Económico Mundial. Atendiendo a cuestiones como las infraestructuras, los recursos culturales y la adaptación a las nuevas formas de consumo digital, este país se sitúa a la cabeza de sector del turismo. En 2015 se prevé la llegada de 68 millones de personas en busca de un respiro vacacional.

El turismo supone alrededor del 11% del PIB nacional y casi un 14% del de Barcelona. La ciudad condal ha congelado la concesión de licencias a todo tipo de alojamientos turísticos durante el plazo de un año. Esta moratoria se plantea como un primer paso en la elaboración de un plan de regulación de este sector. Sin embargo, las 28 licencias concedidas hasta el momento que se encuentran en desarrollo serán sometidas a revisión.

Con esta nueva normativa, que todavía es un mero borrador, tanto Barcelona como las Islas Baleares pretenden poner orden en el imperio hotelero e incluir en un mismo marco legal a hoteles, albergues y “bed&breakfast”. Con la aparición de las nuevas tecnologías y las redes sociales, han aparecido empresas como AirBnB, HomeAway o Niumba que apuestan por la economía colaborativa y amenazan la competitividad del modelo de alojamiento tradicional.

Así se aplicaría un impuesto sobre los espacios de autocaravanas, albergues y las viviendas compartidas. En el caso de estas últimas se plantean medidas más específicas. El titular de la actividad tendrá que ser el propietario, estar empadronado en la ciudad y pernoctar en la estancia durante la visita del inquilino. De esta forma, el propietario figuraría como responsable de las infracciones que se pudiesen cometer en relación a la normativa turística, de vivienda o consumo, que podrían ascender hasta los 3.000€.

Entre otras opciones estudiadas está la del impuesto turístico o ecotasa, que se cobraría a los turistas al llegar a su destino o se incluiría tanto en transporte como en alojamiento. Del mismo modo, aquellos que opten por el alquiler de habitaciones se verán en la obligación de pagar 0,65€ por persona y noche en Barcelona y 0,45€ para el resto de Cataluña. La intención es la de regular la construcción y proteger el medio ambiente, pero suscita las dudas y quejas del sector hotelero, que ve amenazados su intereses de crecimiento y el PIB del país.

Con ello se vuelve a abrir el debate entre el modelo de negocio tradicional y los nuevos sistemas de economía colaborativa surgidos en los últimos años. Para algunos supone frenar el crecimiento económico y poner trabas a nuevas formas de entender el mercado, para otros es una forma de equiparar el sector y establecer las mismas reglas para todos los jugadores. Y tú, ¿eres de hotel o de couchsurfing?

Artículo anterior

PODCAST: TU MARCA “ON AIR”

Artículo siguiente

¿CÓMO POTENCIAR Y MOTIVAR A TUS EMPLEADOS? MENTORING

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *