Home»Actualidad ENyD»OPEN CLASS: POR QUÉ LA MISIÓN Y LA ESTRATEGIA EVITAN EL CAOS

OPEN CLASS: POR QUÉ LA MISIÓN Y LA ESTRATEGIA EVITAN EL CAOS

El jueves, 14 de enero, la Escuela de Negocios y Dirección llevó a cabo la Open Class Misión y Estrategia que pertenece al Ciclo 8estrategia Hábitos Directivos que imparte Sergio Cardona, formador con más de 20 años de experiencia, ponente en congresos internacionales y coautor del modelo directivo “Liderazgo y Gestión por 8 Hábitos”.

Lo primero que aclaró Cardona es que la misión y estrategia son fundamentales dado que son los pasos en los que la empresa genera el plan para ganar dinero.

Empresarios, directivos y emprendedores deben ser conscientes de que la misión, junto con los valores y creencias, es la parte fija de una empresa, por lo menos a largo plazo. La misión debe ser revisada una vez al año para comprobar que los cambios en el entorno social o en el mercado no exigen una modificación o transformación. Anteriormente esta permanecía estable a lo largo de cinco años. Hoy en día, debido a la cantidad de las transformaciones que se están viviendo, se acorta el plazo a año y medio.

Sergio Cardona durante la ponencia virtual hace hincapié en que la misión no puede ser una genialidad, algo que impresione. La misión es la razón de existir, cómo presento es un trabajo de marketing, ¿por qué? Porque esta debe ser concreta, estable y debe poder liderar la dirección que debe llevar la empresa olvidándonos de genialidades que, en ocasiones, puedan pecar de poco realistas.

La misión tiene que erigirse en base a los siguientes elementos:

1.La oportunidad que vamos a aprovechar.

2.Los conocimientos que tenemos o necesitamos.

3.Tiene que definir nuestra diferenciación genuina.

4.Representar nuestra especialización y posicionamiento.

5.Debe apoyarse en lo que sepamos hacer bien

6.Ajustarse al tamaño y los recursos de que disponemos.

7.Ser una guía sobre lo que haremos y sobre lo que sacrificaremos.

8.Ser el criterio por el que seleccionemos un determinado producto o mercado.

9.El beneficio económico que cabe esperar.

“El problema de decidir si diversificar o no es fundamental, ¿por qué tengo estos productos en estos mercados?”, dice el formador y ponente Sergio Cardona. Para saber qué responder se encuentra la misión. Este es el criterio por el cual yo selecciono productos y mercados. Es una guía de acción que puede redimensionarse en función de los resultados que estemos obteniendo y los cambios que se estén produciendo.

Este elemento de dirección empresarial, aunque sea de una compañía grande, tiene que tener como mucho diez líneas. Cuando se redacta o genera debe responder a ¿qué hago?, ¿cómo lo hago? y ¿dónde lo hago?

¿Y qué sucede una vez generada? Entorno a la misión se crea la red de objetivos. Sergio Cardona nos recuerda que el cambio por el cambio genera caos y para ello alude a la cita del gurú Peter Druker: “Un cambio cada vez”. Sergio Cardona señala a Peter Druker como uno de los grandes gurús de la época. Druker era profesor del MIT en Estados Unidos y consultor. Druker nunca dejó de estudiar, tenía conocimientos de psicología, historia, management, empresa y economía. Conocimientos que él entrelazaba y le permitieron dar una visión más completa y profunda de las empresa y el mercado. Druker fue el creador de la dirección por objetivos. Consideraba no solo que era la más eficaz, si no que también la más motivadora para el empleado.

Con la misión bien definida y presente Cardona explica que el siguiente paso es el establecimiento de objetivos: económico-financieros, de servicio a clientes, de procesos y objetivos de personas. Los objetivos siempre deben ser cuantificables. Por muy costoso que nos resulte; como, por ejemplo, cómo medir el rendimiento de una persona.

El management científico no existe, la economía es una ciencia humana, no hay una regla exacta que nos muestre el resultado infalible, varía en función de cada caso, nos recuerda Cardona en su conferencia de hábitos directivos de la Escuela de Negocios y Dirección.

La estrategia es el acoplamiento entre la empresa y su entorno. La empresa es la suma de sus unidades de negocio y por cada unidad debe tener un plan estratégico. Un plan estratégico cuya formación sigue los siguientes ocho puntos:

Crear un comité estratégico: reunir un equipo de personas especializadas.

Lo primero que hace este comité es definir la misión y la cultura de la compañía.

A continuación, unidad de negocio a unidad de negocio, aplican un análisis externo, interno y de la situación numérica de la empresa. En base a ello se generan los principios estratégicos que se recomienda que sean sencillos, flexibles y medibles.

Una vez creadas las estrategias se generan los objetivos que las harán factibles.

Luego estas estrategias y objetivos generados deben descender y traducirse en objetivos personales asignados a cada departamento y a cada empleado.

El formador y ponente, Sergio Cardona, profundizará más sobre los 8 Hábitos Directivos que todo liderazgo debería albergar en la siguiente Open Class gratuita del 25 de febrero en la Escuela de Negocios y Dirección. En ella se hablará sobre resultados: lo urgente, lo importante y qué es lo prioritario.

¿Te lo vas a perder?

Artículo anterior

REALIDAD VIRTUAL Y 3D EN ECOMMERCE: SI NO LO VEO, NO LO COMPRO

Artículo siguiente

MAPAS MENTALES, ¿CÓMO ORGANIZAS TUS IDEAS?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *