Home»Business Revista Digital»Asesoría»EL INMOVILIZADO: CATEGORÍAS Y MÉTODOS DE AMORTIZACIÓN

EL INMOVILIZADO: CATEGORÍAS Y MÉTODOS DE AMORTIZACIÓN

amortizacionenydEl activo no corriente lo integran elementos patrimoniales cuya naturaleza es bienes tangibles, intangibles o inversiones financieras que permanecen en la empresa de forma permanente. Deben cumplir 3 condiciones:

  1. Constituir un bien o un derecho de la empresa.
  2. Que la empresa los posea para su uso en el proceso productivo, para la generación de bienes y/o servicios, para su arrendamiento a terceros, para soporte de su actividad, o para la generación de una rentabilidad financiera.
  3. Que su vida útil supere un ejercicio o el ciclo de explotación de la empresa.

También se le denomina activo inmovilizado, fijo o a largo plazo, para diferenciarlo del activo corriente o circulante. El inmovilizado se puede clasificar en cuatro grandes categorías:

  1. Inmovilizaciones intangibles: son activos no monetarios sin apariencia física susceptibles de valoración económica. Por ejemplo: Gastos de I+D, Concesiones administrativas, Propiedad industrial, Fondo de comercio, Derechos de traspaso, Aplicaciones informáticas. A efectos de la amortización, los podemos dividir en activos de vida útil definida (amortizables) y de vida útil indefinida (no amortizables).
  2. Inmovilizaciones materiales: lo integran los elementos patrimoniales de activo tangible, muebles o inmuebles, cuya utilización es permanente en la empresa. Puede encontrarse en diferentes situaciones que deben ser diferenciadas contablemente (en curso de fabricación, en condiciones de uso, en venta, anticipos).
  3. Inversiones inmobiliarias: inmuebles (locales, naves, edificios, terrenos), que la empresa posee y no utiliza en su proceso productivo o en la administración, sino para obtener rentabilidad vía alquileres o plusvalías.
  4. Inversiones financieras o inmovilizado financiero: instrumentos financieros (acciones, bonos, préstamos a otras empresas), que la empresa adquiere con la intención de conservar más de un año.

Las tres primeras categorías son susceptibles de amortización contable, que refleja la pérdida sistemática y continuada de valor de los activos. Las reglas de cálculo de las amortizaciones son:

  1. La base de cálculo la integran el coste (precio de adquisición o coste de producción), menos el valor residual.
  2. Hay que separar el valor del suelo y del vuelo, ya que el primero no es amortizable.
  3. El período de tiempo será la vida útil del bien.
  4. El valor neto contable de un inmovilizado es el coste histórico menos las amortizaciones, provisiones y correcciones de valor asociadas.

En cuanto a la forma de cálculo, la única imposición es que se determine en función de una efectiva depreciación. Entre los sistemas de amortización que se pueden utilizar están:

  1. Amortización lineal o constante.
  2. Amortización regresiva (por números dígitos o por % constante sobre el Valor Contable).
  3. Amortización progresiva.
  4. Amortización técnica o funcional: en función del uso efectivo o la producción realizada.

En el vídeo veremos su cálculo con un ejemplo: tenemos una maquinaria cuya vida útil es de cuatro años y su valor de adquisición ha sido de 1.000 € y un valor residual de 0 €. Asimismo, el número de unidades que producirá será de 9.000; 4.000 el primer año, 2.800 el segundo, 1.400 el tercero y 800 el cuarto. La cuota constante para la amortización regresiva es del 50%.

Artículo y vídeo elaborado por Sergio García, colaborador de la Escuela de Negocios en el área de Asesoría.

Artículos Relacionados:

VÍDEO: RENTABILIDAD ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA EMPRESA

VÍDEO EDUCATIVO: OPERACIONES SOCIETARIAS

VÍDEO EDUCATIVO: EXISTENCIAS E INMOVILIZADO

VÍDEO EDUCATIVO: UTILLAJE Y HERRAMIENTAS 

Artículo anterior

LA IMPORTANCIA DE CREAR UNA MARCA PERSONAL

Artículo siguiente

EL CONFLICTO ENTRE LOS OPERADORES TRADICIONALES Y LOS OTT

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *