Home»Business Revista Digital»Asesoría»FUSIONES, ADQUISICIONES Y ALIANZAS: DESARROLLO EXTERNO DE LA EMPRESA

FUSIONES, ADQUISICIONES Y ALIANZAS: DESARROLLO EXTERNO DE LA EMPRESA

enyd fusionesEl período de crisis económica vivido estos últimos años ha dejado numerosos casos de fusiones, como la de American Airlines y US Airways; adquisiciones, como la de la red de microblogging Tumblr por parte de Yahoo; y demás alianzas empresariales. Estas operaciones financieras surgen de la necesidad de hacer frente a situaciones económicas o mercantiles negativas. ¿Sabes cómo se lleva a cabo una fusión o una adquisición? Te lo contamos.

El desarrollo externo

Este tipo de operaciones corporativas forman parte de las estrategias de desarrollo y crecimiento de las empresas y negocios, principalmente grandes compañías y multinacionales. Las fusiones, adquisiciones, participaciones o asociaciones y alianzas de empresas y/o activos conforman el denominado desarrollo externo.

Entre las principales motivaciones para emplear este tipo de estrategias y acciones se encuentran la reducción de costes, el deseo de conseguir nuevos recursos, los cambios en el equipo directivo e, incluso, incentivos fiscales. Respecto al  mercado, se busca acceder a una industria o país con fuertes barreras de entrada, reducir la competencia y aumentar el posicionamiento y cuota de mercado o alcanzar ventajas propias de una producción vertical.

Tal vez te pueda interesar: Razones para diversificar un negocio

La fusión hace la fuerza

Una fusión es la concentración de empresas u organizaciones y que tiene como resultado la unión de patrimonios, socios y accionistas de las sociedades intervinientes en dicha operación. Se trata, por tanto, de un proceso corporativo o social, motivado principalmente por la situación económica o del mercado. De esta forma, dos o más sociedades mercantiles, previa disolución de una de ellas, unen sus patrimonios y socios en una única sociedad.

Existen diferentes tipos y formas de llevar a cabo una fusión, y atienden a razones jurídicas y productivas:

  • Según legalidad:
    • Fusión pura: dos sociedades se unen fusionando su patrimonio y recursos existentes, creando una nueva empresa y provocando la disolución de las dos anteriores. El clásico A+B=C.
    • Fusión por absorción: Una de las sociedades, que pasará a denominarse absorbente, adquiere el patrimonio y recursos de las empresas participantes en la operación, en este caso, las absorbidas, que serán liquidadas.
    • Fusión por aportación parcial del activo: esta situación se produce cuando una empresa únicamente aporta una parte de sus activos  a una nueva sociedad o a una ya existente. La diferencia radica en que la primera empresa no debe disolverse.
  • Según producción:
    • Fusión o integración vertical: ésta tiene lugar cuando dos empresas que pertenecen a la misma industria, pero operan en distintas fases de la misma, unen sus patrimonios. Con ello se pretende alcanzar una mejoría de la productividad y eficiencia de la cadena de suministro.
    • Fusión o integración horizontal: este tipo de fusión se lleva a cabo entre sociedades de la misma industria que trabaja con productos similares o complementarios. Así, se amplía la línea de productos, el nicho de mercado y se reduce la competencia.

Tal vez te pueda interesar: Arrendamiento de servicios

Adquisiciones y alianzas: conservando la personalidad

Además de las fusiones, existen otras operaciones corporativas que también reportan ventajas y que, además, permiten a las sociedades conservar su personalidad jurídica.

En el caso de las adquisiciones, una empresa adquiere o compra parte del patrimonio social de otra empresa, en forma de paquetes de acciones en la mayoría de los casos, consiguiendo así cierto control sobre ella, en función del porcentaje de capital adquirido. Por su parte, una alianza conlleva una serie de acuerdos de cooperación y colaboración entre empresas, que permite a ambas conservar su independencia y personalidad jurídica.

Las fusiones, adquisiciones y alianzas han sido estrategias aliadas de las empresas para sobrevivir a los malos tiempos económicos, permitiendo, no solo su supervivencia, sino su crecimiento. La competencia no es únicamente el enemigo, también puede ser aliado.

Artículo anterior

“DE TIGRES Y CORDEROS”: LIDERAZGO SALVAJE

Artículo siguiente

ENTREVISTA A RAMÓN GIMENO: BECA EXCELENCIA DE ESNEDI

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *