Inicio » ¿Por qué estudiar un MBA en la Escuela de Negocios y Dirección?

¿Por qué estudiar un MBA en la Escuela de Negocios y Dirección?

Google+

¿No te conformas con lo que tienes en estos momentos?, ¿quieres ir más allá?, ¿quieres crecer personal y profesionalmente? Estudiar un MBA en la Escuela de Negocios y Dirección es el impulso que necesitas. Llevamos quince años formando a profesionales con un equipo de profesores en activo que apuestan por la formación constante y práctica. 

estudiar un mba

El objetivo principal de nuestro MBA, según el director de la Escuela de Negocios y Dirección y Coordinador del MBA, Francisco Santos, es “servir de palanca para que nuestros alumnos puedan alcanzar sus objetivos profesionales”.

Para ello, tratamos de formar profesionales de management con amplios y sólidos conocimientos en gestión, junto con una base importante en las competencias soft más demandadas por las empresas. Además, nuestro MBA cumple con la función  de formar a profesionales que ocupan o van a ocupar en breve puestos de responsabilidad en sus compañías.

Te puede interesar: Fintonic, el Spa de tus Finanzas Personales

“Mostramos una visión estratégica global de la compañía con el fin de mejorar la toma de decisiones y la visión de negocio, haciendo especial hincapié en el desarrollo de las habilidades necesarias para asumir el rol de dirección”, señala Francisco Santos.

DIFERENCIACIÓN FRENTE A LA COMPETENCIA

Los mandos más altos de las compañías necesitan actualizar sus conocimientos. Según Daniel Prieto, profesor de Gestión del Talento y Comportamiento Organizacional de nuestro MBA, en un entorno globalizado y cambiante “es fundamental estar permanentemente actualizado para afrontar cada día nuevas situaciones”. En este sentido, estudiar un MBA “facilita las herramientas para afrontar nuevas realidades empresariales y adecúa nuestra forma de pensar con un claro fin, que es la innovación, como forma de diferenciación frente a la competencia”.

En el mundo directivo es realmente importante saber negociar y tomar las decisiones adecuadas pero, ¿existe realmente una fórmula para acertar en la toma de decisiones? Según Francisco Santos, para acertar o para equivocarse lo menos posible, son necesarias al menos dos cosas: disponer de un gran conocimiento del entorno en el que se ha de tomar esa decisión y una base sólida de conocimiento que permita analizar y descifrar toda esa información del entorno.

estudiar un mba

A partir de aquí, “es más fácil tratar de predecir qué escenario se puede dar en función de nuestras decisiones”.  Es en este momento, según el director de ENyD, cuando “ya entran en juego otros aspectos como la aversión al riesgo en la toma de decisiones de cada persona, la creatividad, la intuición…que son importantes, pero que no bastan por sí solos”.

METODOLOGÍA PRÁCTICA

A pesar de que el MBA sea online está muy enfocado a la práctica. En nuestro caso, aplicamos la metodología del caso en modalidad online junto con otras técnicas didácticas. ¿Cómo? simulando lo que ocurre en entornos presenciales. Para ello, organizamos grupos de trabajo para la discusión de un caso que previamente se ha trabajado de forma individual, se hace una defensa o entrega de las conclusiones y posteriormente se debate con todos los alumnos del programa en una videoconferencia, en un foro, o en ambos.

Para Francisco Santos, esto permite a los alumnos “a que no se centren únicamente en la respuesta o visión propia ante un caso, sino conocer puntos de vista de otras personas con formación y experiencias diferentes a las propias, además de la visión del profesor”. De todos modos, aunque también trabajamos casos en los talleres presenciales, no nos limitamos solo al método del caso, y también realizamos proyectos sobre empresas reales propuestos por estas mismas. Por ejemplo, el proyecto final del master es un proyecto de consultoría guiado por una empresa real.

Preguntado por cómo se entrena la mente para abordar casos de vital importancia, Francisco Santos responde que practicando, no hay otra forma. “Entrando en el uso de metodologías, estudiando las decisiones tomadas por otros ilustrados en los casos de estudio y entendiendo sus razonamientos, y probando esas decisiones en entornos controlados como es un aula. No hay más fórmulas que entrenar y practicar”.

Y aquí es donde entra en juego nuestro docente Sergio Edú Valsania, profesor de «Nuevas Tendencias en la Dirección de Personas» en nuestro MBA. Una de sus funciones es diseñar y elaborar actividades de aprendizaje muy prácticas para que desarrollen la capacidad analítica de nuestros alumnos y faciliten el desarrollo de competencias extrapolables a otras situaciones. También lo hace mediante procesos de Coaching, ya que este “es también un método muy potente que puede reforzar a los supuestos prácticos”.

Además, ante una toma de decisiones, siempre existen varias posibilidades y en este aspecto juega un papel muy importante la argumentación, pero todo el mundo puede aprender a dar buenos argumentos.

estudiar un mba

Hay cosas más difíciles de aprender que otras. Aspectos como la intuición o la creatividad se pueden trabajar, pero muchas veces viene de serie, es decir, son intrínsecas a la persona, pero las herramientas y las metodologías para trabajar en un entorno lo más certero posible pueden ser asumidas por cualquiera, así como realizar una buena exposición de las bases que han llevado a una decisión”, explica Francisco Santos.

En este sentido, Daniel Prieto, afirma también que “cuantos más conocimientos y experiencias tengamos acumuladas mejores argumentos podremos ofrecer a nuestros interlocutores. Sólo a través de una formación eminentemente práctica, mejoraremos nuestros argumentos empresariales”.

BENEFICIOS DE ESTUDIAR UN MBA

Son muchos los alumnos que, antes de cursar el MBA piensan qué diferencias existen entre lo que aprendes en este Máster y lo que se aprende en la práctica profesional.  En un MBA se aprende a través de situaciones que se han dado o se dan en la vida profesional de alguien y que se transmiten a través del profesor o de un caso práctico, por lo tanto “la brecha no es tan grande como pasa por ejemplo en el estudio de un grado”, señala Francisco Santos.

Hay tres partes en la educación, el saber, el saber hacer (know how) y el hacer. En nuestro MBA tratamos de llegar hasta el final, es decir, hasta ese hacer que implica que lo aprendido se puede replicar en cualquier situación.

¿Es mejor hacer un MBA cuando se tienen pocos años de experiencia profesional o conviene esperar a acumular décadas de trabajo? Depende de los objetivos. Para Francisco Santos es preferible tener algo de experiencia profesional, pero es consciente de que no todos los sectores son iguales.

estudiar un mba

“Hay sectores donde es necesario tener varios años de experiencia para que el MBA sea de aplicación o valorado por los departamentos de RRHH y en otros donde es valorado desde el principio por el tipo de responsabilidades que se asumen”, aconseja el director de ENyD.

Para Sergio Edú Valsania, estudiar un MBA “es bueno en ambos casos” ya que a un profesional Junior “le va a proporcionar unas competencias que le van a permitir avanzar y/o crear su carrera profesional”. En el caso de un profesional Senior, un MBA “puede ayudarle a actualizar sus conocimientos y mantenerse, no quedando obsoleto, además de seguir mejorando profesionalmente. Hoy por hoy, y según Edú Valsania, “un MBA es una buenísima inversión”.

EXPERIENCIAS ENYD

Un claro ejemplo de ello es Daniel Puebla, antiguo alumno de nuestro MBA hace 8 años y actual director de Marketing en AutomotorDursan, empresa que se dedica a la compra-venta de vehículos de ocasión. Ahora, haciendo balance de su trayectoria laboral afirma: “Profesionalmente no sería quien soy sin este Máster”.

estudiar un mba
Francisco Santos junto a Daniel Puebla

“He podido aprender mucho de la Escuela de Negocios y Dirección, el propio trabajo te da mucha experiencia pero al final la practicidad aplicada al trabajo no lo aprendes en otro sitio”, argumenta Puebla.

En la Escuela de Negocios y Dirección, nuestro antiguo alumno pudo aprender a gestionar un negocio, estudiando conceptos que a día de hoy, está aplicando en su día a día en la empresa. “Si no hubiera pasado por ENyD no sería el profesional que soy ahora ni estaría donde estoy porque no habría podido superar esa barrera que existe inicialmente donde somos un montón y tienes que distinguirte entre los demás. Mi camino fue este y no me arrepiento para nada”.

Te puede interesar: Convertirse en emprendedor sin perder el juicio

Si quieres seguir el ejemplo de Daniel Puebla, no lo dudes e infórmate sin compromiso en nuestra web, recuerda que, como bien indica nuestro docente Daniel Prieto, “estudiar un MBA nos ayuda a mejorar nuestros conocimientos, a poner en práctica nuevas formas de pensar que fomenten la innovación en la empresa y, ante todo, mejora nuestra empleabilidad y marca personal en un mercado donde el talento es la pieza clave que buscan las compañías”.

 

Artículo anterior

Entrevista a Valeet: La aplicación que aparca el coche por ti

Artículo siguiente

¿Por qué no hay mujeres directivas? Nuestras alumnas y profesoras responden

Google+

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *